Cueva El Castillo: 150.000 años de ocupación humana

La Cueva El Castillo es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Europa. Representa una ocupación humana casi continuada desde hace unos 150.000 años hasta la Edad Media, y además cuenta con un conjunto de arte prehistórico muy valioso por su conservación y antigüedad.

El depósito estratigráfico del enorme vestíbulo tiene 18 metros de potencia y muestra 26 unidades, muchas con actividad antrópica, algunas estériles y con momentos de grandes derrumbes, en los que la cueva fue abandonada por los humanos y utilizada por osos, rapaces y animales carroñeros. A continuación se enumeran dichas capas (según los trabajos de Cabrera Valdés 1984 y Cabrera Valdés et al 2006), y su correlación con la estratigrafía revisada de los niveles del Paleolítico medio (Martín-Perea et al 2022, columna «This study»):

  • Niveles 26 a 24: Achelense
  • Niveles 20 a 22: Musteriense
  • Nivel 18: transicional
  • Nivel 16: Auriñaciense
  • Niveles 14 y 12: Gravetiense
  • Nivel 10: Solutrense
  • Niveles 8 y 6: Madgaleniense
  • Nivel 4: Aziliense
  • Nivel 2: Edad del Bronce
  • Nivel 1: Edad Media

Correlación de las unidades arqueológicas y geológicas usadas en distintos estudios de la secuencia del Paleolítico medio de El Castillo. Crédito: Martín-Perea D, Maíllo-Fernández JM, Marín J, Arroyos X y Asiaín R (2022), figura 10.

La ocupación neandertal

El periodo musteriense en El Castillo tiene un registro fósil abundante de grandes herbívoros (bóvidos, équidos, ciervos y rinocerontes lanudos) e industria lítica (puntas musterienses, raederas, denticulados y hendedores, asociados con la tala de madera, con frecuente uso de la técnica Levallois). Destaca la presencia de grandes hogares de un metro de diámetro, alrededor de los cuales se establecieron las relaciones sociales.

Son seis los restos óseos neandertales encontrados hasta ahora, datados en 80 ka (miles de años) el más antiguo y al menos 42 ka los más recientes:

  • En el nivel 18, las coronas de tres dientes deciduos, todos modificados por un fuerte desgaste oclusal e interproximal.
  • En el nivel 20, un segundo premolar superior, muy robusto y abrasionado.
  • En el 21, la epífisis distal incompleta de una falange proximal, posiblemente del dedo índice, que indica que fue también muy robusto.
  • En el 22, un incisivo central superior, también muy grande.

La transición 

Tienen especial relevancia los niveles 18b (38,5 ka) y 18c (40 ka) por reflejar un complejo cultural considerado un Auriñaciense de transición entre el Musteriense con hojitas (bladelets) de los niveles 20 y 21 y el Auriñaciense antiguo del 18.

Los restos hallados en este nivel 18 reflejan útiles y talla a la vez comunes al Musteriense y al Auriñaciense: azagayas, punzones, huesos con marcas de caza e incluso una plaqueta decorada.

A este nivel pertenecen los restos humanos de uno o dos adultos (tres fragmentos craneales y un segundo molar inferior) y de un niño (restos craneales y vertebrales y una mandíbula incompleta).

Vestíbulo Cueva El Castillo, con el yacimiento a la izquierda y en primer plano, y la actual puerta de entrada al fondo. Crédito: Roberto Sáez.

La ocupación por los humanos modernos

La ocupación de la cueva por los Homo sapiens introdujo una mayor variedad de útiles, sobre todo caracterizada por las diferentes formas de las puntas de proyectil, tanto de piedra como de asta de ciervo y de marfil, que son las que permiten distinguir las industrias líticas del yacimiento. La materia prima es cuarcita, sílex y ofita. Los proyectiles se impulsan con lanzas y propulsores para obtener precisión y potencia. En el nivel 8 se halló el gancho de un propulsor, ejemplar único en la zona cantábrica.

También en el vestíbulo se han encontrado importantes objetos de arte mueble, como un bastón perforado decorado con un ciervo (12 ka, ver artículo relacionado) y 33 omóplatos decorados. La siguiente foto es de uno de ellos, grabado con una cierva (16 ka).

Cueva El Castillo: Omóplato decorado. Crédito: Museo Arqueológico Nacional

El arte

El otro tesoro de la cueva lo alberga su interior, un impresionante conjunto de 275 figuras con representaciones animales (caballo, ciervo, bisonte, mamut, uro, rinoceronte), humanas (manos) y signos abstractos. Las técnicas empleadas son muy variadas: pinturas en rojo, negro o amarillo (empleando lapicero, pincel, dedo y aerógrafo) y grabados.

Por destacar algunas figuras, he seleccionado las siguientes:

  • Panel de las manos (37,3 ka). Son 63 manos, todas en negativo y color rojo. De diversos tamaños, pero solo 9 son de la mano derecha. Todas son completas. En el panel hay también varios signos y figuras animales, destacando un bisonte rojo y numerosos bisontes amarillos probablemente pintados anteriormente a las manos.

Cueva El Castillo: Panel de las manos. Crédito: Gobierno de Cantabria

  • Galería de los discos (40,8 ka). Son más de 90 grandes discos en serie de color rojo, cuya datación les sitúa entre las pinturas rupestres más antiguas conocidas por el momento.
Discos rojos Cueva El Castillo

Cueva El Castillo: Galería de los discos. Crédito: Consejería de Cultura, Turismo y Deporte, Gobierno de Cantabria / Pedro Saura

  • Rincón de los tectiformes (15 ka), figuras abstractas que han sido interpretadas por algunos investigadores como cabañas o chozas, como trampas para espíritus que podían tomar forma de animales, o como representaciones sexuales del macho y la hembra.
ElCastillo_tectiformes

Cueva El Castillo: Rincón de los tectiformes. Crédito: Gobierno de Cantabria

Cueva El Castillo. Hombre-bisonte. Fuente: lacienciadivulgativa.blogspot.com.es

  • Bisonte tumbado pintado con carbón usando la técnica del punteado (13 ka) junto a dos ciervas en rojo (15 ka).
  • Dos caballos, una cierva y un bisonte (20 ka) que aprovecha magistralmente el relieve de la roca para delimitar el contorno de parte del lomo y la mitad posterior.

Breve historia

Termino el artículo con una breve referencia a la ubicación e historial de la cueva. El Monte Castillo es una preciosa montaña con forma cónica situada en Puente Viesgo, en el Valle del Pas, Cantabria (España), que alberga a varias cuevas con arte rupestre: El Castillo, Las Chimeneas, La Pasiega y Las Monedas. El Castillo fue la primera hallada y por esto toma el nombre del monte. La descubrió Herminio Alcalde del Río en 1903, quien en sus primeras excavaciones ya recuperó un importante conjunto Magdaleniense.

Izda: Monte El Castillo (crédito: Gobierno de Cantabria). Dcha: Panorámica desde la entrada a la Cueva El Castillo (crédito: Roberto Sáez)

A partir de 1910 Hugo Obermaier y Paul Wernett abordaron la excavación, con financiación del Príncipe Alberto I de Mónaco, interrumpida en la I Guerra Mundial. La II Guerra Mundial interrumpe de nuevo la excavación durante un largo periodo. En 1973 Victoria Cabrera retomó los estudios sobre el yacimiento, y en los años 80 se reinició la excavación ya de forma continuada, con Federico Bernaldo de Quirós como codirector y, desde 2004, como director reemplazando a Victoria tras su fallecimiento.

Este yacimiento y el uso de distintos métodos (OSL, ESR, carbono-14 y uranio-torio), proporcionan una valiosa información para la datación de la secuencia de industrias líticas en Europa occidental (siendo ~150 ka una estimación aproximada para los niveles más profundos, a partir de la datación más antigua conocida de 90 ka para la costra por encima del nivel 24).

Escultura de bifaz junto a la Cueva El Castillo: Crédito: Roberto Sáez

Más información:

Un pensamiento en “Cueva El Castillo: 150.000 años de ocupación humana

  1. Pingback: 13 descubrimientos de arte rupestre en cuevas vascas desde 2010 – Nutcracker Man

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.