Los primeros pobladores de Lanzarote

Antes de viajar me gusta leer un poco sobre los sitios de interés cultural de mi destino, con especial foco en la antropología y la prehistoria. Conocer el patrimonio y aprender de su cultura hacen mucho más placentera la estancia en el lugar. Además, en el caso de que el sitio sea una isla, su historia es siempre particularmente interesante.

Tengo que reconocer que, por falta de tiempo, no hice tal cosa en el caso de mis recientes vacaciones en Lanzarote. Fue a la vez que descubría sus increíbles lugares y belleza, cuando fui aprendiendo también sobre los orígenes de su poblamiento.

La formación de la isla

  • La primera actividad volcánica surgió hace entre 50 y 20 millones de años (Ma), alcanzando la superficie del mar hace 27 Ma.
  • Aquella primera isla acabó sumergida por la erosión. La actividad volcánica reiniciada hace 20 Ma fue la que originó los grandes macizos del norte y sur de la isla actual (Famara y Ajaches).
  • Entre hace 12 y 5 Ma la erosión generó las grandes llanuras del centro de la isla. Actualmente solo el 0,7% de la superficie tiene más de 500 m de altitud.
  • A partir de hace 5 Ma, se reactivó el volcanismo en la llanura central, prolongándose hasta época histórica (erupciones de 1730 y 1824).
  • Hasta hace solo 10.000 años Fuerteventura y Lanzarote eran una misma isla de 170 km de longitud. El ascenso del nivel del mar inundó el Estrecho de la Bocaina que separa hoy las dos islas.
Perfil de Lanzarote y el archipiélago canario

Perfil de Lanzarote y el archipiélago canario mostrando la edad de nacimiento, etapa de evolución y máximas alturas de las diferentes islas. Crédito: Sociedad Geológica de España

Los primeros pobladores

La genética y la arqueología han constatado que las poblaciones iniciales de Lanzarote procedieron del norte de África, de origen bereber, magrebí y sahariano, entre el 500-1000 a.C.

Las primeras actividades humanas se basaban en la agricultura y, sobre todo, en la ganadería, dada la alta capacidad de adaptación del ganado caprino. Textos de los conquistadores normandos describen en 1402 cómo eran los pobladores protohistóricos con que se encontraron:

“Los hombres van desnudos, a parte una capa por detrás hasta las corvas. Las mujeres son hermosas y andan vestidas decentemente con grandes túnicas de pieles que llegan hasta el suelo. Las mujeres crían muchos hijos muy hermosos y graciosos y son blancos como los nuestros, pero se ponen tostados al viento, por falta de vestidos”.

Sigue leyendo

Kadanuumuu, un australopiteco extraordinario (pero no tan famoso)

En 2010 vio la luz Kadanuumuu, el esqueleto más completo de un macho de Australopithecus afarensis, que permitió añadir una pieza fundamental al puzle del conocimiento de esta especie, sumándose a Lucy (1974), a la “primera familia” compuesta por 17 individuos hallados en el sitio AL 333 (1975), a Dikika (2003), y otros fósiles más fragmentarios.

Kadanuumuu

Credit: Haile-Selassie, Y. et al (2010). An early Australopithecus afarensis postcranium from Woranso-Mille, Ethiopia. PNAS July 6, 2010. 107 (27) 12121-12126; doi.org/10.1073/pnas.1004527107

KSD-VP-1/1 es la identificación de este esqueleto, hallado en 2005 en Woranso-Mille (Etiopía), y datado en 3,58 millones de años (Ma), unos 0,3 Ma más antiguo que los otros australopitecinos mencionados antes. Su apodo significa “Hombre Grande” en la lengua afar. Lamentablemente, no se han encontrado ni cráneo ni dentición asociados a él.

Hasta ese hallazgo se caracterizaba a los autralopitecinos del este de África como seres bípedos (pero con posibles diferencias entre su locomoción y la bidepación moderna), que poseían una pelvis humana y unos brazos menos adaptados a la vida arbórea que los del sur de África. Ahora, con Kadanuumuu se encontraron algunas partes del esqueleto desconocidas hasta entonces en su especie. En conjunto, sus restos indican que este individuo tenía una postura erguida y una locomoción bípeda eficiente, más similar a la moderna de lo que sugieren otros especímenes. En concreto, los principales aportes morfológicos de este nuevo individuo son:

  • La única tibia completa en el registro fósil de Au. afarensis, que muestra unas piernas relativamente largas y una proporción entre extremidades inferiores y superiores menos simiesca de lo que se pensaba. El alargamiento de las piernas pudo ya comenzar un millón de años antes de los primeros Homo, y dos millones antes del desarrollo completo que observamos en Homo ergaster como el Chico de Turkana.
  • Las costillas no indican una disposición cónica del tórax como en Lucy, sino una anchura más uniforme y moderna.
  • Las seis vértebras cervicales también sugieren un cuello fuerte y una sujeción del cráneo similar a la de los humanos modernos.
  • La clavícula y la escápula indican una posible forma transicional de la articulación del hombro, con menor adaptación a la vida arbórea y mayor hacia funciones de manipulación.

Sigue leyendo

Sobre la expansión humana por Asia, mucho más antigua de lo que pensábamos

<English version below>

La publicación de un conjunto de artefactos líticos en Shangchen, al norte de China, datado en 2.1 millones de años (Ma), ha vuelto a cambiar el conocimiento que teníamos sobre la expansión temprana de nuestro género Homo. Los homininos más antiguos fuera de África siguen siendo los del magnífico conjunto de Dmanisi (Georgia), datados en 1,8 Ma. Sin embargo, son numerosas las evidencias de presencia humana en Asia con antigüedades algo más recientes pero similares en términos geológicos:

  • Dos dientes incisivos de Yuanmou, sur de China. Aunque se publicaron en 1973, en 2008 se revisó su datación estableciéndola en 1,7 Ma. Se han identificado similitudes en su tamaño y morfología con la colección de Homo erectus de Zhoukoudian, y con especímenes africanos como el KNM WT 1500 asignado a Homo ergaster, y KNM-ER 1590B asignado a Homo habilis. También se hallaron herramientas en asociación con el material fósil: un raspador, un pequeño núcleo trabajado por ambas caras, y dos lascas.
Yuanmou China

Yuanmou. Credit: Zhu, R. X. et al (2008). Early evidence of the genus Homo in East Asia

Sigue leyendo

Arte neandertal, Parántropos y Homo climaticus, en Ágora Historia

En este podcast de Ágora Historia donde tuve el placer de participar, se abordan tres temas: los estudios publicados este año sobre el arte parietal de posible autoría neandertal; nuestro conocimiento sobre un género asombroso, Paranthropus; y un recorrido por las variables climáticas clave en la evolución humana.

Descargar Ágora Historia 8 julio 2018

João Zilhão: arte y capacidades cognitivas de los neandertales (7:00 al 33:27)

  • Se comenta el estudio llevado a cabo durante 10 años en 25 cuevas de 4 países (Portugal, España, Francia, Italia), con el objetivo de obtener una cronología más precisa de los momentos de cambio en el arte parietal del Paleolítico.
  • De entre más de 250 paneles analizados y casi 1000 muestras de costra de calcita que recubren las pinturas, se publicaron las que dieron como resultado un origen más antiguo (65 ka) mediante datación por series de uranio: La Pasiega, Maltravieso y Ardales, las tres en España.
  • Además, se publicó la datación de 115-120 ka mediante la misma técnica, para una costra estalagmítica de la cueva de los Aviones (sur de España). De allí proceden conchas perforadas y restos de pigmentos manipulados por los neandertales.

Roberto Sáez: los parántropos (36:30 al 63:21)

  • Se explica la peculiar morfología que caracteriza al género Paranthropus, especializada en la masticación, su origen, los lugares donde se han encontrado, sus nichos ecológicos y las especies de que se compone este género.
  • En qué se diferencian los parántropos de los australopitecos. ¿Unificar o diversificar especies?
  • Se debate sobre su evolución y las posibles causas de su desaparición.

José Enrique Campillo: “Homo climaticus” (65:18 al 82:51)

  • Se resume la visión del autor sobre el origen de la vida, con particular foco en los momentos climáticos que pudieron desencadenar cambios importantes en las especies de cada periodo geológico.
  • Se debaten las causas de la aparición de lo humano: la bipedación, la reducción de la dentición y el “genotipo ahorrador”.
  • ¿Cómo hemos podido parir y criar un cerebro tan grande?

Paleoantropología: novedades 2º trimestre 2018

Comenzamos julio repasando una selección de novedades del segundo trimestre del año, con enlaces a los estudios en que se basan. Echando un vistazo a estas series trimestrales de recopilaciones de noticias, realmente ningún trimestre decepciona…

El poblamiento de América

  • Se refuerza la hipótesis del primer poblamiento de América del Norte a través de una ruta costera del Pacífico, frente a la alternativa por una ruta interior del oeste de Canadá. Así lo indica un conjunto de puntas de arpón estriadas procedentes de Alaska y Canadá, que guarda relación con la tecnología Clovis que venía utilizándose en la zona media de América del Norte. Los fabricantes de esas herramientas hace 12.000 años no estaban migrando hacia el sur, sino que procedían de pueblos ancestrales del sur y se movían hacia el norte [+info]. La hipótesis del poblamiento por la ruta costera toma cada vez más fuerza de acuerdo a los análisis genéticos y al hallazgo de yacimientos en Canadá anteriores a la creación del corredor interior libre de hielo. Los patrones migratorios hace 12-14 ka eran por tanto más complejos que un simple movimiento constante hacia el sur.
America

Credit: Smith H.L. and Goebel T. (2018) Origins and spread of fluted-point technology in the Canadian Ice-Free Corridor and eastern Beringia.

Sigue leyendo

Gran Dolina: evidencias de ocupación humana intensa

Hace un millón de años Gran Dolina era una cueva en la sierra de Atapuerca de unos 27 metros de profundidad y 35 metros de ancho, que se llenaba parcialmente de agua en invierno y primavera. En un momento dado, su techo se colapsó y la cavidad quedó abierta al exterior. Justo tras la caída de bloques de la bóveda, se observa ya presencia antrópica y, a lo largo de los siguientes 800.000 años, los humanos aprovecharon esta dolina en sucesivos momentos con diferentes intensidades de ocupación, mientras que se iba rellenando de sedimento por tres entradas hasta quedar colmatada hace unos 200.000 años.

En Gran Dolina se han definido 11 niveles en sus 27 metros de estratigrafía, de los que la secuencia antrópica tiene 18 metros de espesor. Su excavación e investigación desde 1981, nos está permitiendo conocer mucho del modo de vida de los grupos humanos que dejaron evidencia de su presencia en 8 de esos niveles. En este artículo me detengo en tres momentos muy significativos de ocupación humana en Gran Dolina, uno de los principales yacimientos de Eurasia.

En Gran Dolina y con Josep María Parés

En Gran Dolina y con Josep María Parés, la persona que más sabe sobre la geocronología del yacimiento. Crédito: Roberto Sáez

Sigue leyendo

Pósters descargables: Paleoantropología, Tiempo geológico, Geotectonic units Iberian Peninsula

Tres pósters descargables e imprimibles que nos comparte Ángel Caballero, geólogo del IACT (CSIC-UGR). Los recomiendo por su utilidad para consulta y material didáctico.

Paleoantropología: paleobiología humana (PDF 44 MB)

Póster Paleoantropología

Póster Paleoantropología: paleobiología humana. Crédito: Ángel Caballero

Sigue leyendo

An interesting case of hybrid morphology (and genome): the Oase-1 jaw

In 2002 the robust jaw of an adult male human, Oase-1, was found in Peștera cu Oase (‘the cave with bones’) in southwestern Romania. It was dated to 38-42 ka, which falls among the oldest European early Upper Paleolithic human remains, together with Grotta del Cavallo (43-45 ka), Kent’s Cavern 4 in UK (41-44 ka), Mladeč in Czech Republic (34 ka), Vogelherd in Germany (32-33 ka)… and overlaps the late surviving neandertals.

The morphology of the Oase-1 mandible presents a very interesting hybrid combination of derived and archaic traits:

Within the range of early modern humans in the Late Pleistocene:

  • A key feature of this fossil is the tuber symphyseos, a prominent triangular bulge occupying the inferior half of the anterior symphysis. This is a derived early modern human feature, which is clearly present in Oase-1.
  • Apart from its overall proportions, other traits reinforcing its classification as modern human are: more mesial mental foramen, narrow lateral corpus, retromolar space absence, symmetrical mandibular notch and medially placed condyle.
Oase-1 jaw

Oase-1 jaw. Photo credit: Roberto Sáez

Sigue leyendo

Grabados hechos por neandertales

< English version below>

Las pinturas y grabados suelen estar asociados a capacidades cognitivas vinculadas hasta hace poco exclusivamente a los humanos modernos. Sin embargo, este paradigma está ahora en revisión y se han descubierto o reevaluado importantes obras con una antigüedad correspondiente a autoría neandertal (pinturas, estructuras, ornamentos personales… ver post 5 casos de simbolismo neandertal). Sin embargo, son muy pocos los grabados o incisiones documentados por el momento.

En este artículo escribo sobre algunas de estas obras, distinguiendo el tipo de soporte sobre el que están realizadas: solo existe un grabado parietal conocido hasta la fecha, mientras que son muchos más los objetos óseos o líticos con incisiones, de más de cuarenta sitios del Paleolítico Inferior y del Paleolítico Medio. Sin embargo, en la mayoría de los casos su producción seguramente es natural. Además, en otros que parecen tener un origen antrópico, la función no está nada clara. Recupero aquí algunos casos cuya evaluación indica una intencionalidad no asociada a actividades utilitarias.

Grabado parietal de Gorham’s cave, Gibraltar

Publicado en 2014, se trata del primer hallazgo conocido de un grabado parietal realizado por neandertales. Se encuentra bajo el nivel IV Musteriense y tiene una antigüedad mínima de 39 ka.

Consiste en un patrón abstracto de trece líneas en total: ocho más profundas que se entrelazan en dos sitios, y cinco más finas en dos grupos (uno de tres y otro de dos) que se cruzan con las anteriores.

Mediante grabados experimentales, se ha determinado que las ocho líneas profundas fueron realizadas con una punta lítica robusta repetidamente sobre la roca siempre en la misma dirección, mientras que las líneas finas fueron realizadas con un solo trazo, con una herramienta similar a las gruesas. De entre las líneas profundas, una requirió unos 54 trazos y las otras entre 4 y 30 cada una. En total, se estima que el grabado se hizo con un número de incisiones entre 188 y 317.

La laboriosidad de la técnica empleada, su objetivo no asociado a ninguna utilidad y el patrón de diseño que sigue el grabado, indican la capacidad del autor para el pensamiento abstracto.

Engraving from Gorham’s Cave

(A) Engraving from Gorham’s Cave. (B) Engraved lines L1–L13. Dark gray and light gray identify old and recent breaks, respectively. Credit: Rodríguez-Vidal J. et al (2014). A rock engraving made by Neanderthals in Gibraltar. PNAS doi:10.1073/pnas.1411529111

Sigue leyendo

Siete Esqueletos. Reseña

Siete Esquletos y Taung

Siete Esquletos y el Niño de Taung. Crédito foto: Roberto Sáez

Lydia Pyne. Siete esqueletos. Editorial Crítica, 2017. 299 pp.

Recuerdo conocer a Lydia Pyne en los primeros grupos de interés sobre evolución humana que se formaron en Twitter. Así comencé a leer su blog pynecone.org, donde escribe sobre la historia de la paleoantropología de forma rigurosa y con profundidad, mostrando un trabajo exhaustivo de documentación e investigación. Además, su colección de fotografías e ilustraciones históricas es impresionante.

Seven Skeletons fue su tercer libro, publicado en 2016. Aunque lo leí en inglés, ha publicado también una edición en español a finales de 2017, así que he disfrutado de una segunda lectura más reflexiva de la obra, lo que siempre aporta una perspectiva diferente y permite captar muchos matices nuevos.

Siete Esqueletos es la historia de los especímenes más famosos en el estudio de la evolución humana. ¿Y por qué se hacen famosos? Por su valor científico, por ser los más antiguos de algo, por anécdotas o misterios alrededor de su hallazgo… En definitiva, la autora selecciona aquellos que han dejado una huella mayor en la cultura popular y científica, aquellos que se mencionan los primeros.

“Se deben contar historias sobre los fósiles. Se debe hablar de ellos, hacer ponencias sobre ellos; se deben explicar, adorar, investigar, rescatar, conmemorar, archivar, dibujar, fotografiar y representar para restablecer su significado. Se debe construir conocimiento alrededor de ellos”, Kopano Ratele, citado en Siete Esqueletos.

Sigue leyendo