La especie elegida, 20 años después

Hace poco tuve el placer de moderar un debate sobre el libro “La especie elegida”, de Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez, para el Club de Ciencia Boadilla. Sin duda, esta obra es una de las grandes referencias en la divulgación de la evolución humana en España. Ignoro el número de ediciones que han visto la luz: conozco la 27ª aunque posiblemente hubo más. Personalmente le tengo mucho cariño porque fue uno de los primeros libros que adquirí sobre el tema, y sigue siendo un manual de consulta.

Al releerlo, fui recordando la cantidad de descubrimientos y novedades que se han dado tras la publicación en 1998. Eran tantos que decidí articular el debate de una forma distinta, no solo recorriendo linealmente los temas nucleares del libro, sino además poniendo foco en cómo se ha ido enriqueciendo el conocimiento sobre la evolución humana en tan solo veinte años. En este post destaco 5 puntos concretos:

1. ¿Homínidos u homininos?

Como sucede en casi todos los textos hasta hace pocos años, en este libro el término “homínido” tiene el mismo uso que hoy en día el término “hominino”. Según la convención actual:

  • Hominino” se refiere a los miembros de la tribu Hominini, que abarca a los humanos modernos, las especies humanas extinguidas y nuestros antepasados inmediatos hasta la separación de nuestro linaje del linaje de los chimpancés, por tanto, incluye los géneros Homo, Australopithecus, Paranthropus, Ardipithecus, Orrorin y Sahelanthropus.
  • Mientras tanto, “homínido” se refiere a los miembros de la familia Hominidae, que abarca a todos los simios antropomorfos y sus respectivos linajes, incluyendo el humano, chimpancés, gorilas y orangutanes.
Homínidos y homininos

Homínidos y homininos. Esquema añadido por Roberto Sáez sobre imagen modificada de Mauricio Antón en “La especie elegida”

Sigue leyendo

Sobre el origen de los homininos y de Homo sapiens, en “A Ciencia Cierta”

Enlace al podcast del programa A Ciencia Cierta 31/01/2018 en CV Radio, dirigido por Antonio Rivera. Participo hablando de los orígenes de los homininos y de nuestra especie Homo sapiens.  A partir del minuto 2:05 y hasta el 22:20.

Ir a descargar

Sahelanthropus tchadensis

Sahelanthropus tchadensis, reconstruction of TM 266-01-060-1. Photo credit: Smithsonian National Museum of Natural History

Parántropos en Ágora Historia

Os dejo el podcast descargable de mi participación en el programa Ágora Historia del 27 de enero de 2018, hablando sobre los Parántropos (a partir del minuto 5:10):

Ir a descargar

Índice de cuestiones:

  • 5:10 Presidiendo el estudio… Nutcracker Man, el Hombre Cascanueces.
  • 6:53 ¿Qué son los parántropos?
  • 8:22 ¿No les da un toque agresivo su morfología?
  • 9:18 ¿Qué les diferencia de los australopitecos?
  • 11:00 Sobre la falta de formación en prehistoria y la típica pregunta… “¿Descendemos del mono?”
  • 12:50 ¿Dónde y cuándo viven los parántropos?
  • 15:50 ¿Cómo eran y por qué la peculiaridad de su morfología?
  • 18:24 ¿Cómo fue su evolución?
  • 21:03 ¿Unificar o diversificar especies?
  • 22:52 ¿Hemos podido reconstruir el modo de vida de los parántropos?
  • 26:55 ¿Parántropos o australopitecinos robustos?
  • 27:45 ¿Cómo se extinguieron?
  • 29:48 ¿Qué hay en NutcrackerMan.com?
Parántropos en Ágora Historia

Parántropos en Ágora Historia, programa 224, con David Benito

¿Dónde está el origen de nuestro género Homo?

< English version below>

Hace entre 2,5 y 3 millones de años (Ma), el clima del planeta comenzaba un periodo de cambio drástico, un enfriamiento global. En el norte los hielos se expandieron y en África los ecosistemas pasaron de frondosos bosques tropicales a ambientes abiertos con mayor aridez y abundancia de sabanas herbáceas y praderas, con plantas tipo C4 en expansión.

Este contexto provocó presiones evolutivas y con ello cambios complejos en los homininos que existían por entonces, los australopitecinos. Concretamente, en el este de África vivían los Australopithecus afarensis desde hace 3,7 Ma, y en el sur los Australopithecus africanus, más recientes. La evolución de aquellos primates había desarrollado los aspectos clave de la morfología que nos hizo humanos, como la dentición reducida, la forma y posición de la pelvis y la biomecánica que les permitía caminar de forma bípeda. Pero los nuevos cambios evolutivos se fueron reflejando en nuevas formas muy distintas. Así, encontramos a los primeros representantes de Paranthropus, a los primeros representantes de nuestro género Homo, y las primeras herramientas de hueso y de piedra, cuyos autores todavía son una incógnita en muchos casos. Tenemos industria Olduvayense desde hace 2,6 Ma (Gona, Etiopía), pero en 2011 se encontraron útiles mucho más antiguos en Lomekwi (Kenia) de 3,3 Ma.

En este contexto, el origen de nuestro género Homo es uno de los principales retos que tiene la paleoantropología. En líneas generales, se suele identificar a los primeros Homo observando varios tipos de cambios:

  • Los cambios físicos en el tamaño del cerebro, la cara, el paladar, los molares y las proporciones corporales.
  • Los cambios en el comportamiento, con un mayor protagonismo en la adquisición de carne y la fabricación de útiles para procesar y extraer recursos de animales.
  • Los cambios en el ciclo biológico y pautas de crecimiento, aunque estos no se fueron configurando aún en las formas tempranas de Homo.
Homo habilis hunters

Homo habilis hunters. Photo credit: Mauricio Antón

Sigue leyendo

Cueva Las Monedas: santuario de los últimos cazadores-recolectores

Con 800 m de desarrollo, Las Monedas es la cueva más larga del sistema kárstico del monte El Castillo, formado hace unos 300 Ma y compuesto por más de 40 cuevas.

La cueva se conocía desde 1920, pero fue descubierta científicamente en 1952 por el guarda forestal Isidoro Blanco en los trabajos llevados a cabo en la ladera del monte para facilitar el acceso a las cuevas ya conocidas El Castillo (hallada en 1903) y La Pasiega (1911). El acceso a Las Monedas se halla a 675 metros de El Castillo. La última cueva con arte rupestre descubierta cronológicamente en el monte fue Chimeneas, encontrada en 1953.

El Castillo

Izda: Monte El Castillo (foto: turismodecantabria.com). Dcha: Panorámica desde la entrada a la Cueva El Castillo (foto: Roberto Sáez)

Consta de cuatro grandes salas con formaciones naturales de una enorme belleza: columnas, coladas, discos, excéntricas, banderolas, estalactitas y estalagmitas, con mucha riqueza de colores debido a la variedad de minerales. Un antiguo río subterráneo atravesaba la cavidad y dejó una espectacular torca en su parte media.

No se han encontrado evidencias de ocupación humana, pero fue utilizada como santuario en un periodo artístico concreto por los últimos cazadores-recolectores que poblaron la región cantábrica, en contraste con los distintos periodos que expresan las pinturas y grabados de las otras cuevas del monte, y que abarcan un rango temporal mucho más amplio. De hecho, la cueva El Castillo tiene un conjunto de discos rojos datados en 40,8 ka, y por tanto corresponden posiblemente a un periodo de presencia neandertal.

Entrada Las Monedas

Zona de entrada de Las Monedas. Las pinturas están en una pequeña sala accesible por las escaleras que se aprecian al fondo. Foto: Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de Cantabria

Sigue leyendo

Paleoantropología: novedades 4º trimestre 2017

Termina 2017 y, como de costumbre en este año, resumo las principales novedades que hemos conocido en el último trimestre, incorporando en cada una la referencia al paper original o a la noticia ampliada. Al comenzar el artículo haciendo memoria pensaba que iban a ser pocas, pero veréis que finalmente he recopilado 11 muy destacadas. ¡Feliz 2018!

  • El genoma de un individuo de la Cueva Tianyuan (China) de hace 40 ka es interesantísimo. Por una parte, muestra una mayor relación con las poblaciones asiáticas actuales y pasadas que con las europeas, pero comparte más alelos con un europeo de 35 ka (Cueva Goyet en Bélgica) que con otros europeos de la misma antigüedad de Rumanía y Siberia, demostrando distintos eventos de separación entre poblaciones europeas y asiáticas. Por otra parte, también comparte más alelos con determinados grupos nativos del Sur de América que con otros nativos americanos, indicando una complejidad de migraciones y subdivisiones de las poblaciones en Eurasia [+info], siendo al menos dos grupos humanos diferentes los que dejaron rastro genético en los nativos americanos. Y por último, heredó tanto del genoma neandertal (4-5%) como las poblaciones europeas y asiáticas de una antigüedad similar, mucho más que la presencia neandertal en el genoma de los humanos actuales (1,8-2,6%). Y no tiene ni rastro de genoma denisovano [+info].
Tianyuan

Yang, Melinda A. et al. 40,000-Year-Old Individual from Asia Provides Insight into Early Population Structure in Eurasia. Current Biology Volume 27, Issue 20, p3202–3208.e9, 23 October 2017

Sigue leyendo

The Top 10 hominin #FossilFriday tweets of 2017

This is the 4th one of a little tradition, my special Paleoanthropology annual report… The list of my favorite hominin #FossilFriday tweets in 2017, from number 10 to 1.

What’s a ‘FossilFriday’? Every Friday on Twitter, people share pics of their favorite fossils, related scientific papers or blog posts, by using the hashtag #FossilFriday. This is a great manner to show famous or rare pieces of museum collections, and to share research works. Every Friday I love to join & tweet about a different hominin fossil. Now, let’s go!

10. Very nice National Geographic hologram cover from November 1985, starring the Taung child:

Hominin #FossilFriday

Sigue leyendo

De qué especie es Little Foot y otras incógnitas

Little Foot es el exitoso apodo del esqueleto más completo de Australopithecus conocido hasta el momento, con cerca del 90% recuperado. Recordemos que de la famosa Lucy contamos solo con un 40% de su esqueleto. En diciembre de 2017 hemos vivido su exhibición por primera vez en la Wits University, Sudáfrica. En esta ocasión, apenas se ha hablado de su asignación a la especie Australopithecus prometheus propuesta por Ron Clarke en 2013, y reforzada en 2015 cuando se publicó su datación (3,67 Ma). En este post veremos esta y otras cuestiones que Little Foot deja abiertas por el momento…  Sigue leyendo

What species is Little Foot and other open questions

Little Foot is the successful nickname of the most complete skeleton of Australopithecus known to date, with nearly 90% recovered. As a reference, the famous skeleton of Lucy was only 40% recovered. In December 2017 Little Foot was exhibited for the first time at the Wits University, South Africa. On this occasion, there was little mention of its assignment to the Australopithecus prometheus species, as was proposed by Ron Clarke in 2013, and reinforced in 2015 when its dating was published (3.67 Ma). This post addresses this and other open questions left by Little Foot for now…  Sigue leyendo

¿Qué es Australopithecus bahrelgazali?

< English version below>

Nuestro conocimiento sobre la evolución de los homininos más antiguos se basa principalmente en dos regiones africanas: los ricos yacimientos del Gran Valle del Rift en el este, y los sistemas kársticos del sur.

Sin embargo, en las últimas dos décadas varios ejemplos notables han roto esa norma, y tenemos algunos hallazgos importantes también en el centro de África. Destaca Sahelanthropus tchadensis, sobre el que escribí en este otro artículo: Toumaï, esperanza de vida. Hoy me detengo en un pequeño conjunto de fósiles definido por sus descubridores como Australopithecus bahrelgazali.

Un poco de historia

Ya en 1961, el Chad despertó la atención de los paleontólogos con el hallazgo de un fósil de homínido definido como Tchadanthropus uxoris, que finalmente resultó ser un cráneo erosionado de Homo sapiens. En 1994 una expedición francesa dirigida por Michel Brunet volvió a realizar trabajos paleontológicos en el desierto del Chad, con el reconocimiento de 11 yacimientos con mamíferos de entre 3-4 Ma al este de Koro Toro, pero sin homininos.

En 1995 el mismo equipo encontró cerca del río Bahr el Ghazal, a menos de 1 km de aquellos yacimientos, restos de fauna que habían quedado descubiertos tras las lluvias del año anterior, y también por fin el deseado hominino. Se trataba tan solo de una mandíbula, identificada como KT12/H1, que conserva siete dientes (un incisivo, dos premolares y dos caninos). En 1996 apareció otro premolar, y en 2000 otro fragmento de mandíbula. La antigüedad de los restos se estimó en 3-3,5 Ma mediante la asociación con la fauna del mismo yacimiento.

Ese fósil fue apodado ‘Abel’ en homenaje a Abel Brillanceau, geólogo amigo de Brunet.

Australopithecus bahrelgazali

Australopithecus bahrelgazali KT12/H1. Photo credit: Alain Beauvilain

¿Por qué una especie diferente?

Estos son los principales rasgos que llevaron a sus descubridores a proponer una nueva especie para estos fósiles: Australopithecus bahrelgazali, distinta a la de sus contemporáneos del este, Au. afarensisSigue leyendo