Bastones perforados: ejemplar de la cueva El Castillo

La comunidad de Cantabria, en el norte de España, es un lujo para el estudio del Paleolítico. La sala de arte mueble del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria es única por el número y calidad de las piezas emblemáticas exhibidas. En particular, me quiero detener a describir una de sus joyas: el bastón perforado con un ciervo grabado de la cueva de El Castillo (Puente Viesgo, Cantabria).

Bastón perforado El Castillo

Bastón perforado Cueva El Castillo. Crédito foto: Roberto Sáez

Los bastones perforados eran fabricados a partir de fragmentos de asta de reno o ciervo. La geografía donde se han hallado cubre una gran amplitud, desde Europa Occidental hasta Centroeuropa: España, Francia, Alemania, Suiza, República Checa, y así mismo un notable alcance temporal, desde el Auriñaciense hasta el Magdaleniense final. Pero todos tienen unas características comunes: una perforación circular o elíptica en su extremo más ancho, con los bordes biselados por ambos lados, y una longitud de entre 10-16 cm. La decoración es muy variable, grabados y relieves que suelen tener una gran belleza artística y representan escenas similares a las pintadas o grabadas en las paredes de las cuevas.

Posiblemente son los objetos paleolíticos que más estudios han provocado, y discrepancias por su uso y significado de los grabados:

  • Se les llamaban hace un tiempo “bastones de mando” porque se pensaba que principalmente tenían un sentido de ostentación o rango.
  • También se les relaciona con sentidos religiosos relacionados con la fertilidad, dado que algunos muestran morfologías o signos fálicos.
  • Se han interpretado como símbolo de la jerarquía encargada del culto mágico, sugiriendo que los animales representados pudieran ser totems de la tribu.
  • En el siglo XIX se descubrió que algunos esquimales usaban objetos parecidos como palancas para enderezar en caliente puntas de flecha y arpones fabricados con asta reno.
  • Finalmente, posible uso para la caza como elemento director a través del cual pasaba la flecha que era impulsada por la lanzadera:
Uso bastón perforado

Uso posible de los bastones perforados. Crédito imagen: Rafael Menéndez García 1994

El bastón perforado de El Castillo está datado en unos 12.000 años, del Magdaleniense final. Se encontró a principios del siglo XX. Tiene una longitud notable de casi 20 cm, de los más grandes hallados, y es curvo lo cual requiere especial destreza para adaptar la decoración a la forma. Tiene grabado un ciervo macho con mucho detalle en el astado, orejas, papada, lomo y cuartos traseros, mostrando distintas finuras en el trazo dependiendo de la zona que se quiere destacar.
Bastón El Castillo esquema

Esquema bastón perforado Cueva El Castillo. Crédito imagen: Rafael Menéndez García 1994

3 pensamientos en “Bastones perforados: ejemplar de la cueva El Castillo

  1. Pingback: Hoy Nutcracker Man cumple… 1 año! | Nutcracker Man

  2. Pingback: Today Nutcracker Man turns… 1 year-old! | Nutcracker Man

  3. Pingback: Cueva El Castillo: 150.000 años de ocupación humana | Nutcracker Man

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s