20 años de Homo antecessor

En julio de 2014 se cumplieron 20 años de uno de los hitos más importantes en el ámbito de la evolución humana: los hallazgos de los restos humanos más antiguos de Europa en Atapuerca, España. Y 18 años desde su publicación.

Craneo antecessor

Homo antecessor. ATD6-15 (fragmento de hueso frontal) y ATD6-69 (maxilar y cigomático izquierdo)

Un poco de historia

Junio de 1994. Se acababa de encontrar pocos meses antes en Boxgrove, Reino Unido, una tibia de 500.000 años de antigüedad, que pasaba a ser el homínido más antiguo desde que se descubrió, allá por 1907, la mandíbula de Mauer (de 400.000 años).

En el estudio de la tibia de Boxgrove se decía que no se habían encontrado restos de homínidos ni de industrias líticas asociadas al micromamífero Mimomys savini, así que los investigadores de Atapuerca se pusieron el reto de encontrarlos, y aceleraron los sondeos que ya estaba planificados en el yacimiento Gran Dolina de Atapuerca: pues bien, en un mes se alcanzó el nivel 6 de la excavación, famoso porque concretamente en el estrato Aurora (nombre de la arqueóloga que los descubrió) el 8 de julio por fin se encontraron dientes asociados a industria en sílex y cuarcita y a Mimomys savini (foto abajo).

ratadeagua

Mimomys savini

Estos restos se estimaron de 780.000 años de antigüedad y se consideraron los primeros homínidos que llegaron a Europa. Por ello se les denominó Homo antecessor, nombre que se daba a las avanzadillas de las legiones romanas que exploraban los territorios, es decir, exploradores. Otros nombres barajados por sus descubridores fueron Homo atapuerquensis y Homo burgalensis, pero decidieron evitar el excesivo localismo asociado a otras denominaciones como heidelbergensis o neanderthalensis.

Entre 1994 y 1995 se descubrieron unos 90 fragmentos asociados como mínimo a 6 individuos con edades entre 3-18 años. Hoy 20 años después ya son casi 300 restos, y probablemente su número irá creciendo.

En 2003 se descubrió en el lateral de una carretera en Ceprano (Italia) la parte superior de un cráneo primitivo. Si bien inicialmente se asignó a Homo erectus e incluso se propuso Homo cepranensis, las características cronológicas, arqueológicas y geográficas del resto hallado han hecho que también algunos le asignen a la especie Homo antecessor.

En 2007 se descubrieron en la Sima del Elefante (a unos 300 m de Gran Dolina) un fragmento de mandíbula, un premolar y numerosas herramientas de sílex de tipo olduvayense, datados en 1,2 millones de años de antigüedad, haciendo retroceder considerablemente la presencia de homínidos en Europa. No se ha encontrado evidencia de útiles achelenses asociados a H. ergaster o H. heidelbergensis. Inicialmente se planteó atribuir estos restos a Homo antecessor, pero actualmente se consideran Homo sp, difíciles de clasificar porque mezclan caracteres primitivos en la dentición y la sínfisis, similares a los Homo más antiguos de África y de Dmanisi, con algún carácter derivado como la parte interna de la sínfisis.

Mandíbula Sima del Elefante 1,2 Ma.

Mandíbula ATE 9-1 Sima del Elefante 1,2 Ma.

En 2010 se descubrieron herramientas y huellas de pisadas en Happisburgh, Norfolk, Inglaterra, que se atribuyen a Homo antecessor por su datación de entre 0,8-1 Ma.

huellas uk

Huellas de Happisburgh

¿Cómo era Homo antecessor?

Eran individuos altos y fuertes, con doble arco superciliar, cejas anchas, frente hacia atrás, apertura nasal ancha, cara moderna semejante a la nuestra, mandíbula delgada y poco especializada, dientes pequeños pero grandes incisivos primitivos con forma de pala, sin barbilla. Su desarrollo era similar al nuestro con niñez y adolescencia prolongadas. Su esperanza de vida era de unos 40 años. Su cerebro es más pequeño que el nuestro (1000 cc). Su complexión era grácil, medían 1,70-1,80 m y eran robustos y corpulentos.

Homo antecessor

Reproducción artística de Homo antecessor, Museo de la Evolución Humana

Se alimentaban de vegetales y caza menor. Trabajaron la madera. Fabricaron algunos utensilios como lanzas sencillas y piedras cortantes. No conocían aún el fuego por lo que comían la carne cruda. No vivían en cuevas pero las utilizaban como refugio y para fabricar sus utensilios.

Gracias a los restos de fauna y polen encontrados, sabemos que la sierra de Atapuerca era entonces un lugar templado, con muchas praderas abiertas, ríos, charcas y abundancia de vegetales en bosques mediterráneos de robles, encinas y castaños, con gran variedad de animales: jabalíes, ciervos, hipopótamos, aves migratorias.

Eran caníbales, sus cuerpos eran comidos por sus semejantes y sus huesos abandonados junto a otros huesos de mamut, osos y ciervos. Lo demuestran las huellas de descarnamiento, rotura y marcas de percusión que existen sobre el 25% de los huesos, que son iguales que las del resto de animales encontrados. ¿Era este canibalismo un rito o un necesidad?

atapuerca canibalismo 2

Las teorías sobre Homo antecessor

Hace 1,5 millones de años Homo ergaster abandona África hacia Asia. En este camino encontramos restos humanos y líticos de 1 millón de años. En Asia evoluciona hacia Homo erectus. Mientras tanto también aparecen los primeros pobladores del sur de Europa, antepasados de Neandertales y Homo sapiens.

Hay distintas teorías sobre Homo antecessor.

  • 1) De origen africano y emigró a Europa y algunas zonas de Asia, de forma que el Homo antecessor de Europa daría lugar más tarde, por aislamiento geográfico, a la línea evolutiva Homo heidelbergensis-neanderthalensis, mientras que el Homo antecessor que se quedó en África evolucionaría a Homo sapiens.
  • 2) Una especie básicamente europea. De hecho algunas revisiones de los propios científicos de Atapuerca sugieren su aparición en el aislamiento del extremo occidental del continente eurasiático, alejada de los centros principales de evolución humana.
  • 3) Una variación regional de la especie H. heidelbergensis o bien de Homo erectus/ergaster.
  • 4) ¿Son o no son de la misma especie los restos de Sima del Elefante (1,2 Ma) y los restos de Gran Dolina (0,8 Ma)?

Una cosa es cierta, se percibe una aceptación claramente mayor de Homo antecessor que otras denominaciones de nuevas especies de Homo publicadas en los últimos 20 años.

Queda mucho por descubrir en Atapuerca, mucho terreno por escrutar. Precisamente también en estos días arranca la nueva campaña de excavaciones. Y en África, esperemos que futuros hallazgos allí también ayudarán a esclarecer cuáles son las relaciones filogenéticas con los primeros pobladores de Europa.

Advertisements

One thought on “20 años de Homo antecessor

  1. Pingback: Homo antecessor: una cara moderna de hace 800.000 años – Nutcracker Man

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s