La hipótesis de la Segunda Especie en Sterkfontein

El sistema de cuevas de Sterkfontein ha sido muy rico en hallazgos de homininos desde 1936, con cientos de fósiles asociados a Australopithecus africanus. Merece una mención especial el sitio Member 4 de Sterkfontein con al menos 45 individuos distintos encontrados.

Estos especímenes muestran una gran variedad morfológica, muy representada en los restos craneales y dentales. Ronald J. Clarke defiende la hipótesis de que esta variabilidad se explica porque en Sterkfontein Member 4 y en Makapansgat vivió una segunda especie de Australopithecus con muchos rasgos morfológicos afines a Paranthropus, en contraposición a quienes asocian esa variabilidad al dimorfismo sexual, la variación individual o los cambios evolutivos.

A esta segunda especie asignó varios especímenes de Sterkfontein, entre ellos Stw 252, Sts 71, Stw 505 y varios más, y MLD 2 de Makapansgat. De entre todos ellos destaca de forma extraordinaria el espécimen Stw 252, compuesto por varios fragmentos de cráneo y todos los dientes, que correspondió a un individuo de 7-9 años de edad dado que los M3 están sin erupcionar completamente y por la ausencia de desgaste. Stw 252 fue encontrado en 1984 por Alun Hughes, descrito por Clarke en 1988, y estudiado desde entonces varias veces hasta recientemente en 2016.

Stw 252 y Sts 71

Sts 71 (I) y Stw 252 (D), ¿hembra y macho de la segunda especie? (Fornai, 2010). Imagen: Roberto Sáez

Los principales rasgos que caracterizan a esta Segunda Especie serían:

  • Dentición de gran tamaño y con cúspides bulbosas, destacando los premolares y molares.
  • Región interorbital ancha y región supraorbital fina.
  • Pómulos prominentes y anteriores.
  • Región nasal plana y hundida respecto a los pómulos.
  • Región occipital muy vertical y redondeada.
  • Ligera cresta sagital.

Estos rasgos son similares a los encontrados en Paranthropus. La principal diferencia con los parántropos está en la dentición anterior, que mantiene rasgos plesiomorfos como su prognatismo, el gran tamaño de los caninos e incisivos y la presencia de diastema entre ellos.

TM 1517, Stw 252, Sts 52

Dentición superior de TM 1517 P. robustus (I), Stw 252, Sts 52 Au. africanus (D). Imagen: Roberto Sáez

Sin embargo, la datación del sitio Member 4, entre 2,6-2 Ma, lo hace más antiguo que los parántropos, lo que podría significar una relación entre los especímenes correspondientes a la hipótesis de la Segunda Especie y el linaje parántropo.

 

¿Quién habría sido esta Segunda Especie?

Los interesantísimos dientes de Stw 252 pueden estar representando un cambio ambiental que impactó en la estrategia dietaria de los homininos (Mayer, 2016), pasando a un empleo masivo de los dientes posteriores que explicaría el tamaño masivo de los mismos. En particular, el tamaño de los premolares sugeriría una mayor necesidad de moler los alimentos antes de ser masticados por los molares. Esto contrastaría con la posible estrategia empleada por otros homininos muy cerca en Swartkrans (aunque con datación tal vez algo posterior), basada en el empleo de herramientas de hueso.

Por otra parte, los especímenes de la Segunda Especie parecen mostrar una transición desde Australopithecus africanus hacia Paranthropus robustus, cuyo espécimen tipo es el TM 1517 (datado en 2 Ma) de la cueva Kromdraii próxima a Sterkfontein. Por cierto, la existencia de estos nichos de dieta distintos también habría sido una causa de otra divergencia hacia los Australopithecus sediba, encontrados en Malapa a 15 km de Sterkfontein.

Los trabajos de algunos investigadores apoyan explícitamente la hipótesis de la Segunda Especie (Mayer, 2016; Fornai, 2010). Otros trabajos muestran en todo caso las dificultades de atribución taxonómica de algunos especímenes del amplio registro de Sterkfontein, aunque sin consenso sobre cuáles de ellos (Schwartz y Tattersall, 2005; Kimbel y White, 1988; Lockwood y Tobias, 2002; Moggi-Cecchi y Boccone, 2007).

Para enriquecer este debate, un segundo metatarsiano muy robusto Stw 89 proveniente de Sterkfontein Member 4, podría también estar asociado a esta segunda especie (DeSilva et al, 2012). Este interesante hueso combina rasgos primitivos y modernos, que indican que su dueño era un hominino bípedo pero su pie conservaba cierta capacidad de agarre.

Post relacionado: Mrs Ples [acceso]

 

2 pensamientos en “La hipótesis de la Segunda Especie en Sterkfontein

  1. Hola Roberto, esa información es clara y didáctica, como todos tus textos. Cada día veo más complicada la trama de la evolución antropológica, cada nuevo descubrimiento complica más el puzle, pero sigue siendo muy interesante.
    Gracias por tus comentarios que nos ayudan a seguir el hilo de las novedades en esta ciencia. Saludos. Eduardo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s