La Middle Stone Age (MSA) en Olduvai, con José Manuel Maíllo

He tenido el placer de conversar con José Manuel Maíllo sobre su trabajo en la Garganta de Olduvai (Tanzania), donde estudia los yacimientos de la Middle Stone Age: el momento de la aparición y desarrollo de los primeros humanos modernos en África. Sabemos un poco sobre cómo eran, la morfología de unas decenas de especímenes, aunque debatimos aún sobre a qué especie asignar muchos de ellos. ¿Y qué hay sobre su modo de vida? Veamos…

 

El proyecto Ndutupai: el lecho Ndutu

Comenzamos en junio de 2016 con un trabajo de prospección localizando yacimientos.  En el lecho Ndutu, en la parte superior de la Garganta de Olduvai, localizamos en superficie piezas líticas atribuibles a la Middle Stone Age que aparecían en la parte baja del sitio, y también fauna, así que este año decidimos volver y comenzar la excavación.

Ndutupai Olduvai

Ndutupai. Crédito foto: José Manuel Maíllo

Le llamamos yacimiento Victoria Cabrera Site (VCS) y se descubrió porque encontramos piezas líticas y restos de fauna en superficie y una pieza embebida en un corte que realizó una torrentera estacional. Además, tenemos otros sitios localizados para futuras excavaciones. Nuestro yacimiento se encuadra en el lecho Ndutu, donde se interestratifican varios niveles tobáceos con otros de origen fluvial. Hemos excavado una trinchera longitudinal de 24 x 2 metros. En cinco niveles hemos encontrado industria lítica y fauna. 

¿Qué antigüedad tiene el yacimiento?

Richard Hay, el geólogo que mejor conoció Olduvai, dio una datación en el Pleistoceno Medio, con un intervalo entre 300 y 40 Ka de forma genérica, pero todavía es un debate abierto. Por su posición estratigráfica consideramos que debe corresponder a la parte más antigua de la secuencia Ndutu, pero se trata de una conjetura por el momento.

VCS

Victoria Cabrera Site. Crédito foto: José Manuel Maíllo

La industria

Los niveles de Ndutu cubrieron toda la Garganta de Olduvai, pero como la Garganta ha sufrido diferentes procesos de erosión y tectónica, no siempre está, topográficamente, en la parte superior. VCS está relativamente bajo en relación con el borde superior de la Garganta, esto ha provocado que procesos de erosión posteriores hayan arrastrado materiales de otras épocas y formaron el nivel superior del yacimiento, el cuál también se ha visto afectado por alteraciones biológicas como las provocadas por las raíces de la vegetación.

Sin embargo, la estratigrafía que sí corresponde a Ndutu posee un material arqueológico que podemos adscribir a la Middle Stone Age de manera bastante clara. Las materias primas empleadas parecen locales, como son los basaltos, la fonolita y, sobre todo, la cuarcita que proviene de los Naibor Soit, un pequeño monte a 1 km al norte de la Garganta de Olvuvai de donde se extrajo materia prima ya para la industria olduvayense.

La tecnología lítica expuesta en todos los niveles arqueológicamente fértiles del yacimiento constata un desarrollo de los métodos típicos de la MSA, discoides y levallois, pese a que la colección no es muy abundante por el momento.

Lasca puntas Ndutupai

(A) Lasca embebida en toba. (I) Punta pseudolevallois. (D) Punta levallois. Crédito fotos: José Manuel Maíllo

 

Se trata de una muestra aún pequeña que no sirve para saber aún cómo es la paleoetnología de los grupos, ni cómo vivían o qué cazaban, sino simplemente para constatar la presencia, en una época que probablemente no sería fácil por la actividad volcánica, pendiente de ver la paleovegetación y el paleoclima.

 

¿Quiénes fueron los autores?

¿Humanos arcaicos o recientes? El yacimiento de Gademotta en Etiopía está datado en 275-280 Ka y tiene una colección de puntas típicas de la MSA (algunas con fracturas de haber sido empleadas como armas arrojadizas), y por tanto 80 Ka anterior a los sapiens más antiguos conocidos (200 Ka en Omo). Por tanto, o bien no se han encontrado aún sapiens más antiguos pero existieron, o bien no existían aún y entonces el MSA es característico de sapiens pero no único, sino que también de otros grupos humanos distintos.

Hay un debate muy interesante:

  • Se maneja la hipótesis de que algunos de los últimos heidelbergensis o pre-sapiens antes de su migración a Europa ya tenían todos ellos el Modo 3 o Levallois, y este Levallois lo llevan y transmiten a los Neandertales en Europa y en África supone un legado cultural a los humanos modernos.
  • O bien, pudo ser una concurrencia de ideas, tal vez el MSA no era tan complicado de hacer y tan único, sobre todo los materiales más antiguos, que no tienen nada que ver con Blombos, mucho más reciente (70 Ka) y con piezas complejas como ocres grabados, puntas de tipo solutrenses, huevos de avestruz grabados, etc.

En cualquier caso la hipótesis del Modo 3 es plausible: hablamos de periodos temporales muy cercanos y grupos humanos geográficamente no muy separados.

 

Modo de vida en la MSA

Tenemos una densidad de piezas no muy grande y pocos datos aún. Necesitamos incrementar la colección, estudiar la estratigrafía y cómo se formó el yacimiento, el paleoclima, la cronología… todo el conjunto de cuestiones que nos permitan saber cómo vivían aquellos humanos.

En los años 70 Merrick descubrió que la obsidiana que aparece en Mumba viene de un monte en Nakuru, que está a 200-300 km al norte. Por ello, se ha propuesto una especie de corredor de cultura y de personas entre el sur y el norte siguiendo el Rift Valley, uniendo la zona de Eyasi al norte de Tanzania con el sur de Kenia.

Por su lado, yacimientos como Loiyangalani (que está en mitad del Serengeti) se alejan mucho en cuanto a industria del resto de yacimientos de la zona.

En el norte de Tanzania la materia prima más usada es el cuarzo, sobre todo en momentos más recientes del MSA después de los 150 Ka. Sin embargo, en la zona del Serengeti se utiliza la cuarcita, aunque también algo de cuarzo. Lo que propuso Bower es que son grupos culturales diferentes, que en momentos de carestía o aridez se separan más entre sí, y las diferencias son más marcadas. También es cierto que la cronología de los sitios de Serengeti es 60 Ka, que se solapa con algunos niveles de Mumba y Nasera, que son los yacimientos más representativos de la región.

Es en estos sitios como Mumba o Nasera, que son abrigos, donde tal vez se pudiera ver algo más del comportamiento paleoetnológico: si eran campamentos, cómo se organizarían, la dependencia de la época del año, pero se excavaron hace decenios, con otras técnicas y para responder a otras preguntas… Ni siquiera sabemos aún en qué época del año se cazaban esas presas. Desconocemos si permanecían todo el año o en determinadas épocas, o si eran lugares de agregación en momentos de mayor presencia de fauna pero luego se quedaban pequeños grupos. Esto es lo que queremos conocer en Olduvai, donde además quedaba como la espina de que se conociese toda la secuencia menos la más reciente, la de Homo sapiens, porque es la menos “enigmática” que la de los inicios de la Humanidad.

Río Olduvai

Río Olduvai. Crédito foto: José Manuel Maíllo

El futuro

Necesitamos emplear distintos prismas y plantear nuevas hipótesis sobre la relación de los humanos con su ecosistema, que seguramente era muy distinta en los primeros Homo sapiens que en Homo habilis. Por ejemplo, qué relación tienen con otros carnívoros: sería diferente la competencia de Homo habilis y la de Homo sapiens. En definitiva, los modos de vida en el MSA serían muy distintos a los del olduvayense.

Sabemos un poquito de cómo eran, aunque debatimos aún sobre a qué especie asignarlos, pero sí vamos sabiendo más de su modo de vida, sobre todo en la parte final del MSA, aunque tampoco demasiado. Faltan yacimientos con una estratigrafía grande y una densidad de hallazgos importante, como en Blombos o Sibudu en Sudáfrica, que son cuevas y abrigos con una ocupación larga en el tiempo, con hallazgos importantes que nos permite estudiar incluso el comportamiento simbólico.

Estamos aún a medio camino pero los resultados están siendo muy positivos, así que en este año y en los dos próximos queremos testar distintos sitios para obtener lo que buscamos.

Mapa

Mapa de la zona Crédito imagen: José Manuel Maíllo

Sobre José Manuel Maíllo

José Manuel Maíllo Fernández es licenciado en Geografía e Historia y Doctor en Prehistoria. Sus principales líneas de investigación son la Transición entre el Paleolítico Medio y el Superior en la región cantábrica y el Middle Stone Age en el Este de África. Realizó intervenciones arqueológicas en Cueva Morín y es miembro del equipo de investigación de la cueva de El Castillo desde 1998. Entre 2010 y 2012 fue miembro del proyecto “Desert Migrations” de la Universidad de Cambridge realizando trabajo de campo en la región de Fezzán (SO de Libia) y de 2012 a 2015 del Proyecto “In-Africa” de la Universidad de Cambridge, realizando trabajos de campo en los lagos Nakuru y Turkana, Kenia. Actualmente dirige un proyecto para el estudio del MSA en la Garganta de Olduvai (Tanzania).

Este proyecto puede seguirse en su cuenta oficial de twitter NDUTUPAI @jlmaillo1

Ndutupai José Manuel Maíllo

Ndutupai. Crédito foto: José Manuel Maíllo

 

Un pensamiento en “La Middle Stone Age (MSA) en Olduvai, con José Manuel Maíllo

  1. Pingback: ¿El origen de Homo sapiens hace más de 300.000 años? – Nutcracker Man

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s