El sapiens asesino y el ocaso de los neandertales. Reseña

Bienvenido Martínez-Navarro. El sapiens asesino y el ocaso de los neandertales. Editorial Almuzara, 2020. 240 pp.

Hay libros que enganchan porque te sientes identificado con alguno de sus protagonistas y, según transcurre la historia, quieres conocer más y más de sus vivencias. Un libro ha triunfado cuando consigue que el lector se meta en su mundo y disfrute con lo que pasa en él. Obviamente, esto es difícil de alcanzar en un ensayo, y de ahí el mérito que otorgo a El sapiens asesino y el ocaso de los neandertales. No se trata de una historia de neandertales, ni siquiera de humanos prehistóricos. Es tu historia, la explicación científica de porqué tú eres como eres en tu relación con el resto de especies animales y vegetales, con las cuales tu trato es de superioridad jerárquica. Los humanos modernos siempre hemos sido así, y solo ahora, «por primera vez, la humanidad tiene conciencia de la necesidad de conservar el medio natural y de mantener la biodiversidad». Hacía tiempo que un libro no me hacía reflexionar tanto.

Martínez-Navarro empieza dejando claro que no es un especialista en neandertales, así que no profundiza en determinados trabajos detallados sobre esta especie, pero sí dedica tres capítulos a introducir de manera fluida y completa los fundamentos para hilar el ensayo: los principales retos en nuestro conocimiento sobre el poblamiento humano de Eurasia durante el Pleistoceno medio, la caracterización morfológica y capacidades cognitivas de los neandertales, y sus últimas evidencias antes de la extinción, con datos muy actualizados.

A partir de aquí, Martínez-Navarro sintetiza de manera brillante su vasto conocimiento sobre la fauna que pobló los continentes durante los distintos momentos del Pleistoceno, y las causas de la extinción de muchas de esas especies, en el contexto de los cambios climáticos que se iban sucediendo a lo largo de este periodo. En esta parte del texto, el protagonismo de los humanos es muy limitado, como lo fue de hecho en la naturaleza a lo largo de dos millones de años. Los humanos eran un ser singular, tal vez, pero relacionado con el medio natural de una forma radicalmente distinta a la que surgió en las últimas decenas de miles de años. Los capítulos 4 y 5 son casi un tratado de paleontología sobre los grandes mamíferos del Pleistoceno y los cambios climáticos naturales, genialmente resumido: se trata de una parte nuclear del libro donde el autor centra las bases en que establecerá a continuación su tesis.

En el capítulo 6 comienzan los planteamientos que provocan la reflexión. Se recupera a los neandertales para aproximarse a los motivos de su extinción, en realidad como parte de la extinción de tantas otras formas de megafauna, siendo una causa fundamental la presión de los humanos modernos, «ese primate aventurero, innovador y colonizador, de hábitos carnívoros, tecnologías modernas y comportamiento cazador insaciable». Los sapiens se iban expandiendo debido a su crecimiento demográfico, y a la búsqueda de agua y comida. Pero, ¿eran asesinos o genocidas? Con esta frase Martínez-Navarro resume su pensamiento: «En absoluto. Los sapiens en su expansión no pensaron en exterminar a nadie ni a nada, simplemente optimizaron la explotación de recursos para aprovecharlos de la mejor manera posible en sus ansias de mejorar la calidad de vida de sus congéneres. Por supuesto, su error fundamental es que jamás calcularon los daños colaterales». Es decir, era sobre todo una cuestión de eficiencia. Pero también propone el contraste de esa perspectiva con otras controvertidas hipótesis:

  • Sobre la relación entre sapiens y neandertales: la violencia en el encuentro entre ambas especies (como animales sociales y territoriales), la hibridación entre ambas especies como consecuencia de esos encuentros violentos, no amistosos (o amorosos), y la idea de una mayor superioridad estratégica y tecnológica de Homo sapiens.
  • Sobre la extinción de la megafauna por causa de los humanos modernos según sucedía su imparable expansión. ¿Hasta qué punto nuestro linaje fue causante de estas extinciones?

Algunos eventos naturales, como la supererupción volcánica Ignimbrita Campana hace 40.000 años, contribuyeron a la extinción de la fauna local, ¿incluida la de los grupos neandertales afectados por el evento? ¿Ayudó esto a la expansión de sapiens en la región, al quedarse sin competencia?

En todo caso, avanzando hasta épocas más recientes, en los capítulos 7 y 8 el autor expresa su pesimismo describiendo la influencia de nuestra especie sobre el cambio climático desde el Neolítico hasta la época actual, con el gran impulso de la Revolución Industrial: «A la naturaleza, en general, solo le estorbamos los humanos». Pero también termina el libro con esperanza, porque somos más conscientes que nunca del cambio necesario, que está ya en marcha, aunque requiere extenderse a todos los rincones del planeta. En definitiva, un ensayo que anima mucho a pensar y a profundizar en el rol que nuestra especie ha tenido en la adaptación del medio natural a nuestras necesidades y, con ello, sin duda, a la extinción de muchas especies animales.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .