¿Qué es Homo gautengensis?

El conjunto de cuevas sudafricanas denominado “The Cradle of Humankind” es muy generoso en cuanto a hallazgos de homininos de hace entre 2 y 1,5 Ma, principalmente australopitecinos. Tal vez el espécimen más icónico de esta zona asignado a los primeros Homo sea SK 847, encontrado en Swartkrans en 1969 y datado entre 1,5-1,8 Ma.

En 1976 Alun Hughes descubrió en la cueva de Sterkfontein un conjunto de fragmentos de cráneo y varios dientes de un individuo, Stw 53, que asignó inicialmente a Homo habilis.

Stw 53 Homo gautengensis

Cráneo parcial Stw 53. Foto: Darren Curnoe

Este individuo no se volvió a revisar en profundidad hasta varias décadas después: la comparación con Sk 847 y otros especímenes tempranos de Homo, y su datación muy antigua en el entorno de los 2 Ma, motivó a algunos investigadores  a asignar una nueva especie, Homo gautengensis (Curnoe et al, 2010) pasando a ser el Homo más antiguo. Su nombre proviene de la provincia sudafricana de Gauteng. También a esta especie asignaron varios otros fósiles, principalmente dientes, fragmentos de mandíbulas  y fragmentos de húmero y radio procedentes de las cuevas de Swartkrans, Gondolin y Sterkfontein, cubriendo una antigüedad entre 2,1 y 0,6 Ma (Stw 53 se estima en 1,8-1,5 Ma). En todo caso esta especie no se incluye en la línea evolutiva de los humanos modernos.

Sus principales características son:

  • Cráneo más pequeño que Homo habilis.
  • En adultos alcanzaría una estatura de 1 m y un peso de 55 kg.
  • Brazos largos, probablemente era bípedo pero conservando cierta vida arbórea.
  • Premolares y molares relativamente muy grandes, que reflejan una dieta omnívora pero con elevada proporción de vegetales.
Stw 53 Homo gautengensis dentición

Dentición superior de Stw 53. Foto: Roberto Sáez

Presenta marcas de corte (Pickering et al, 2000) realizadas por una herramienta de piedra sobre un fragmento de maxila, posible evidencia de un ritual o de canibalismo.

Stw 53 Homo gautengensis marcas

Marcas de corte en Stw 53. Foto: Pickering et al, 2000

Los restos se hallaron en el mismo nivel que algunas herramientas líticas y huesos quemados de fauna, pero un nuevo estudio geológico de los sedimentos (Kuman y Clarke, 2000) pone en duda una relación causal con ellos.

El paper de Curnoe en 2010 salió poco tiempo después de la publicación de Australopithecus sediba, especie que vivió prácticamente en el mismo tiempo y lugar que Homo gautengensis, pero tiene características más primitivas, lo cual desencadenó hipótesis sobre una posible relación entre ambas. Sin embargo, Homo gautengensis tiene poca aceptación como especie separada. Desde 2010 se han publicado dos nuevas revisiones del individuo Stw 53 (Williams et al 2012 y Schroeder et al 2014), ambas reforzando su inclusión entre los primeros Homo, pero sin apoyar la definición de H. gautengensis por considerar necesaria una mayor investigación y evidencias.

Otros investigadores (Ferguson 1989, Wolpoff 1999) proponen su asignación a Australopithecus africanus, sobre todo por similitudes en la región medio-facial, la capacidad craneal y la región supraorbital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s