El yacimiento paleontológico de Somosaguas: la campaña 2016

Muy cerca de Madrid, en el campus universitario de Somosaguas, desde 1998 se viene desarrollando un proyecto paleontológico muy interesante: la excavación y estudio de varios yacimientos del Mioceno (dos principales y varias catas) con evidencias de fauna de hace 14 millones de años. Este campus se construyó en 1968, aunque los primeros restos no se descubrieron hasta 1989, y aún pasaron otros 9 años hasta la primera campaña de excavaciones.

Existen dos yacimientos principales: Somosaguas Norte con presencia de grandes vertebrados, y Somosaguas Sur con microvertebrados. En total se han recuperado más de 6000 fósiles que representan a 28 especies distintas incluyendo 24 de mamíferos:

  • Mastodontes (Gomphotherium)
  • Rinocerontes (Prosantorhinus)
  • Équidos (Anchitherium, un pequeño caballo con tres dedos en cada extremidad)
  • Rumiantes (bovoides como el Tethytragus, cervoides como el Heteroprox)
  • Suidos (Conohyus, semejantes a los jabalíes)
  • Carnívoros (Pseudaelurus, Amphicyon – un género extinto conocidos como osos-perro)

Entre los microvertebrados: roedores (Heteroxerus, Galerix, Cricetodon soriae – una especie de hámster definida a partir de los restos de este yacimiento), pikas, aves, tortugas….

Somosaguas. Prosantorhinus-Tethytragus

Restos de Prosantorhinus y Tethytragus del yacimiento de Somosaguas. Foto: https://www.flickr.com/photos/paleosomosaguas/with/5011387239/

Este sitio ha proporcionado la mayor variedad de fósiles de mamíferos extintos en la región de Madrid. Los restos más grandes encontrados son un fragmento de mandíbula de rinoceronte y un fragmento de cadera de un équido. Un amplio número de los fósiles son fragmentos (esquirlas) no identificables.

Todos son esqueletos desarticulados de animales que quedaron sepultados hace 14 millones de años en roca sedimentaria, procedente de la sierra de Guadarrama a unos 50 km al norte. Los restos esqueléticos se depositaron probablemente en unos pocos km en los alrededores del yacimiento, y fueron englobados en las coladas que venían de la sierra con esos sedimentos, que iban conformando todo el suelo donde hoy se asienta la ciudad de Madrid.

En el Mioceno la región de Madrid era una cuenca similar a como es hoy en día una sabana africana, con un clima tropical semiárido. Las especies halladas representan la alternancia de zonas húmedas y secas que se daban por entonces. La datación precisa de estos yacimientos es posible gracias a la abundante microfauna encontrada.

Mural Somosaguas

Mural junto al yacimiento de Somosaguas: representación artística del Mioceno Medio. Autora: Cristina Díaz de Rada. Foto: Manuel Hernández. Unidad de Información Científica de UCM

Este año tuve la oportunidad de visitar la campaña de excavación. Resumo a continuación las novedades sobre los trabajos en 2016, tras conversar con su director Manuel Hernández que amablemente me ha atendido:

Principales hallazgos de la presente campaña y de los últimos años

Todos los años los principales descubrimientos se centran en piezas dentales, que permiten una diagnosis taxonómica y ecológica muy precisa sobre las especies encontradas en el yacimiento. Este año se ha hallado una pieza dental de carnívoro, que suelen ser muy escasos en los yacimientos y por ello adquieren una especial relevancia para comprender los flujos de energía en el ecosistema. Y, por supuesto, muchas pertenecientes a diversas especies de herbívoros.

Cuando aparecen mandíbulas o restos craneales se puede obtener aún mayor cantidad de información. Por otro lado, los huesos de las extremidades, si están suficientemente completos, pueden aportar valiosos detalles sobre los modos de locomoción de las especies a las que pertenecían.

¿Qué se esperaría encontrar que aún no ha aparecido?

Un grupo que aún no ha sido registrado en Somosaguas es el de los paleomerícidos, unos rumiantes con extraños apéndices craneales (uno de ellos en posición occipital y habitualmente bifurcado) que los relacionan con las jirafas.

El futuro del proyecto: próximos objetivos

El futuro científico del proyecto pasa por aplicar nuevas técnicas de análisis al material que se ha registrado hasta el momento. Volver a centrarse en la fauna de roedores podría aportar aún mucha más información paleoecológica y paleoclimática.

Para establecer objetivos que puedan desarrollarse a medio-largo plazo, sería necesaria una financiación más estable por parte de las administraciones públicas que impulse los trabajos científicos no directamente vinculados a una proyección tecnológica o sanitaria, como es el caso de Somosaguas.

Somosaguas

Somosaguas campaña 2016. Foto: Roberto Sáez

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s