Homo sapiens en Europa hace 200.000 años, ¿o no?

Como no podía ser de otra forma, ha causado un gran impacto la revisión de un cráneo que se encontró, fragmentado y distorsionado, en la cueva de Apidima (sur de Grecia) en 1978. En realidad, se hallaron dos: Apidima 1 es la parte posterior de un cráneo, y Apidima 2 la parte anterior de otro que incluye la cara. Atendiendo a sus rasgos faciales y su antigüedad estimada entonces en 160.000 años, se consideró neandertal por lo menos a Apidima 2. Casi medio siglo después, nuevas tecnologías permiten la revisión de viejos fósiles, y es lo que se ha hecho con estos materiales, repitiendo la datación directa por series de uranio y reevaluando su morfología con reconstrucciones virtuales de los dos cráneos:

  • Se confirma que Apidima 2 es neandertal, pero ligeramente más antiguo (170 ka) que lo determinado por su anterior datación. Son rasgos neandertales típicos su toro supraorbital, la región nasal, la zona infraorbital inflada, y el perfil general y medidas del cráneo.
  • En cuanto a Apidima 1, su datación es de 210 ka. En este caso, la comparación de su morfología con la de otros especímenes hace proponer que perteneció a un Homo sapiens: es corto, tiene un contorno mediosagital redondeado y carece del típico moño occipital neandertal. También posee algunas plesiomorfias que comparte con otros especímenes del Pleistoceno Medio, como la forma de las paredes parietales.

Los dos cráneos, separados por 40.000 años, sin embargo aparecieron a tan solo unos centímetros el uno del otro (véase la siguiente figura), caso único en el registro fósil: se interpreta que fueron desplazados a una grieta y atrapados hace 150 ka (edad de solidificación de la matriz donde se encuentran).

The depositional setting of the Apidima 1 and Apidima 2 specimens. Credit: Harvati K et al (2019) Apidima Cave fossils provide earliest evidence of Homo sapiens in Eurasia. Nature

De inmediato hemos leído los recurrentes titulares sobre que este hallazgo obliga a «reescribir la prehistoria», ya que representaría una presencia de Homo sapiens en Europa muy anterior a lo que conocíamos, y de hecho sería uno de los fósiles más antiguos de nuestra especie encontrados hasta la fecha. Y puede que haya que «reescribirla», pero no tan rápido. Antes que eso, se han abierto dos importantes debates sobre Apidima 1 entre los investigadores:

  • Su morfología. Siendo un solo individuo y un cráneo parcial (faltan muchas partes importantes: frontal, cara, mentón, toro supraorbital, dentición…), puede estar dando lugar a una interpretación que sería distinta en caso de disponer de un conjunto más amplio.
  • Su datación. Para algunos investigadores, las muestras dan un rango temporal demasiado amplio, se ha empleado un único método, y el contexto es demasiado complejo como para dar por buena la estimación de 210 ka.

The fossil crania of Apidima 2 and Apidima 1. Credit: Harvati K et al (2019) Apidima Cave fossils provide earliest evidence of Homo sapiens in Eurasia. Nature

Pero hay una reflexión más: de confirmarse la asignación a Homo sapiens de este cráneo, ¿debería sorprendernos tanto? Yo creo que tal vez no, una vez superado el impacto mediático inicial, por varios motivos:

  • Hace dos años conocimos la propuesta de que son Homo sapiens los restos humanos de Jebel Irhoud (Marruecos), de 315 ka, que también generó controversia por sus rasgos arcaicos. Retrocedimos más de 100 ka el origen de nuestra especie respecto a los materiales esteafricanos de Omo (190 ka) y Herto (160 ka), ambos de Etiopía.
  • Una mayor antigüedad de Homo sapiens está soportada por los datos genéticos que determinan la separación entre nuestro linaje y el neandertal hace 600 o 700 ka.
  • El cráneo de Florisbad en Sudáfrica (260 Ka) viene a considerarse también en el linaje sapiens, sobre todo en estos últimos años.
  • En 1925 se encontró un cráneo parcial (con cara) en Zuttiyeh (Israel), con difícil datación entre 200-500 ka, que mezcla rasgos modernos y arcaicos, pero posiblemente esté también relacionado con el linaje sapiens.
  • En 2018 se publicó la mandíbula de Misliya (Israel) datada en 177-194 ka y considerada Homo sapiens, adelantando notablemente el periodo estimado de las primeras oleadas de humanos modernos fuera de África por el corredor levantino (que entendíamos en 90-100 ka).
  • Las primeras oleadas de Homo sapiens fuera de África no progresaron y aquellos grupos arcaicos se extinguieron, tal vez debido en parte a la barrera demográfica/geográfica que suponían los neandertales. Algunos de esos grupos pudieron dejar rastro en el registro fósil que hoy conocemos, pero muchos otros no lo dejaron. No tenemos constancia de que los humanos modernos se expandieron exitosamente por Europa hasta hace 45-50 ka.

Por tanto, una vez más, afrontamos que todo es más antiguo, todo es menos simple y menos lineal que las asunciones que durante décadas hemos interiorizado para construir nuestra historia evolutiva. Siendo así, veremos cómo se desarrolla el estudio de Apidima 1, mientras que asistiremos (¡seguro!) a nuevos hallazgos arqueológicos y paleontológicos sorprendentemente antiguos sobre nuestra especie.

Más información:

  • Harvati K et al (2019) Apidima Cave fossils provide earliest evidence of Homo sapiens in Eurasia. Nature [artículo]
  • ¿El origen de Homo sapiens hace más de 300.000 años? [entrada]

2 pensamientos en “Homo sapiens en Europa hace 200.000 años, ¿o no?

Responder a gaetano apicella Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .