Homininos corpulentos en el Corredor Levantino hace 1,5 millones de años

[English version below]

Parecía obvio, pero vamos teniendo más evidencias fósiles de que las migraciones humanas desde África hacia Eurasia (¿y viceversa?) que comenzaron hace 2 millones de años (Ma), fueron varias oleadas de diferentes especies de homininos. La publicación de un nuevo fósil viene a reforzar nuestro entendimiento de estas implicaciones paleoecológicas, aunque se trata de una vértebra, que no es el mejor hueso para este tipo de diagnósticos.

Los fósiles humanos más antiguos fuera de África siguen siendo los de Dmanisi (Georgia), con 1,8 Ma (estoy convencido de que pronto conoceremos otros más antiguos). Aunque hay evidencias de presencia humana mucho más antiguas y mucho más lejanas, como el conjunto de restos líticos de Shangchen (China) datados en 2,1 Ma, pocos sitios de Eurasia tienen el privilegio de contar con restos humanos entre 1,1 y 1,9 Ma. Entre ellos, aparte del mencionado de Dmanisi, podemos también destacar dos dientes incisivos de Yuanmou (China) de 1,7 Ma, varios fragmentos de cráneo y un molar maxilar de Lantian (China) de 1,6 Ma, un molar deciduo de Barranco León (Orce, España) de 1,4 Ma, restos craneales de Modjokerto y Sangiran (Java, Indonesia) de 1,5 Ma, y una mandíbula de Sima del Elefante (Atapuerca, España) de 1,3 Ma. Lamentablemente, son restos tan fragmentarios que tan solo los de Indonesia se han podido asociar con algo más de seguridad en una especie, Homo erectus.

En 1966 se encontró una vértebra lumbar inferior (UB 10749) en el sitio israelí de ‘Ubeidiya (nivel estratigráfico II-23), que está localizado en el oeste del valle del Jordán. En el mismo nivel aparecieron 679 restos de fauna como oso, león, hiena, hipopótamo, rinoceronte, caballo y macacos. También del nivel II-23 proceden 34 artefactos líticos asociados al Achelense temprano. La datación de estos materiales es de entre 1,6 y 1,3 Ma.

Durante décadas, la vértebra estuvo almacenada entre las colecciones faunísticas de la Universidad Hebrea de Jerusalén, interpretada con dudas como un hueso de mono. Ahora, las nuevas tecnologías han permitido reestudiar el fósil y compararlo con vértebras de primates actuales y extintos, determinando que perteneció a un ser bípedo, un hominino corpulento joven (de 6-12 años de edad).

Aunque es imposible determinar el encaje de la vértebra en una especie de nuestra filogenia, podemos descartar que perteneciera a un cuerpo de un tamaño equivalente al de los pequeños Homo habilis, y corresponde más al cuerpo de Homo erectus. Concretamente, la vértebra se parece a las del Chico de Turkana (KNM-WT 15000), cuya edad estimada por su desarrollo dental (8 años) estaría en el rango de la de este otro chico de ‘Ubeidiya. La altura y peso estimados para el esqueleto de Turkana es 152-166 cm y 40-50 kg, y para el chico de ‘Ubeidiya es de 155 cm y 45-50 kg. Mientras que el erectus de Turkana tiene un nivel de osificación avanzado para su edad cronológica, los patrones de desarrollo del chico de ‘Ubeidiya muestran una osificación más retrasada y moderna, que implica una previsión de altura y peso en la edad adulta de 198 cm y 100 kg para UB 10749. Es decir, el chico de ‘Ubeidiya habría crecido más que el de Turkana.

Por tanto, hace unos 1,5 Ma vivía en ‘Ubeidiya un grupo de humanos con una tecnología achelense más compleja que la de Dmanisi (la cual parece olduvayense), y con cuerpos de un tamaño significativamente mayor. De nuevo, el Corredor Levantino muestra su importancia como ruta de dispersión de homininos y de fauna durante el Pleistoceno.

Más información

UB 10749 vertebral body & ‘Ubeidya site

UB 10749 vertebral body and ‘Ubeidya site locality. Credit: Barash, A., Belmaker, M., Bastir, M. et al. (2022)

Large hominins in the Levantine corridor 1.5 million years ago

It seemed obvious, but we are getting more fossil evidence that the human migrations from Africa to Eurasia (and vice versa?) that started 2 million years ago (Ma), were several waves of different species of hominins. The publication of a new fossil reinforces our understanding of these paleoecological implications, although it is a vertebra, which is not the best bone for such diagnoses.

The oldest human fossils outside Africa remain those from Dmanisi (Georgia), dated to 1.8 Ma (though I am convinced that we will soon know of older ones). Although there is evidence of much older and much more distant human presence, such as the lithic remains from Shangchen (China) dated to 2.1 Ma, few sites in Eurasia have the privilege of having human remains between 1.1 and 1.9 Ma. Among them, apart from the mentioned ones from Dmanisi, we can also highlight two incisor teeth from Yuanmou (China) dated to 1.7 Ma, several skull fragments and a maxillary molar from Lantian (China) dated to 1.6 Ma, a 1.4 Ma deciduous molar from Barranco León (Orce, Spain), several cranial remains from Modjokerto and Sangiran (Java, Indonesia) dated to 1.5 Ma, and a 1.3 Ma mandible from Sima del Elefante (Atapuerca, Spain). Unfortunately, these remains are so fragmentary that only those from Indonesia have been assigned more firmly to one species, Homo erectus.

In 1966 a lower lumbar vertebra (UB 10749) was found at the Israeli site of ‘Ubeidiya (stratigraphic level II-23), which is located on the western banks of the Jordan Valley. In the same level, 679 faunal remains such as bear, lion, hyena, hippopotamus, rhinoceros, horse and macaques were found. Also in level II-23 they recovered 34 lithic artifacts assigned to the early Acheulean. These materials are dated between 1.6 and 1.3 Ma.

For decades, the vertebra was stored among the faunal collections of the Hebrew University of Jerusalem, interpreted with doubts as a monkey bone. Now, new technologies have made it possible to re-study the fossil and compare it with vertebrae of current and extinct primates, determining that it belonged to a bipedal being, a young corpulent hominin of 6-12 years at death.

Although it is impossible to determine the fit of the vertebra in a species of our phylogeny, we can rule out that it belonged to a body of a size equivalent to that of the small Homo habilis, and corresponds more to the body of Homo erectus. Specifically, the vertebra resembles those of the Turkana Boy (KNM-WT 15000), whose age estimated by the dental development (8 years) would be in range of that of this other ‘Ubeidiya child. The estimated height and weight for the Turkana skeleton is 152-166 cm and 40-50 kg, and for the ‘Ubeidiya child it is 155 cm and 45-50 kg. While the Turkana erectus has a level of ossification advanced for its chronological age, the ontogenetic patterns of the ‘Ubeidiya child displays a more delayed and modern ossification, implying a predicted adult height and weight of 198 cm and 100 kg for UB 10749. That is, the ‘Ubeidiya child would have grown larger than the Turkana Boy.

Thus, c. 1.5 Ma ago a group of humans lived in ‘Ubeidiya with a more complex Acheulean technology than that of Dmanisi (which resembles Oldowan), and with significantly larger bodies. Again, the Levantine corridor shows its importance as a dispersal route for hominins and fauna during the Pleistocene.

Further información

4 pensamientos en “Homininos corpulentos en el Corredor Levantino hace 1,5 millones de años

  1. Buenas, Roberto.
    Enhorabuena por el post!
    Permíteme una pregunta. Llevo tiempo buscando la referencia a las estimaciones de altura y peso del Chico de Turkana. Veo que tu las mencionas también pero no logro localizar la fuente. ¿Me la podrías indicar? Muchas gracias!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.