Atapuerca 2017: 1.3 million years of continuous human presence

In the 2017 campaign, direct evidence of the presence of the ‘classic neandertal’ has finally emerged in Atapuerca. This finding completes an amazing 1.3 million-year sequence of continuous human presence in the Atapuerca complex. Join me in the following journey through time to summarise what that means…

1.1-1.3 Ma | Sima del Elefante (Homo sp)

This site is a pit filled with 10 m of sediments. In 2007, a fragmentary mandible with some teeth was recovered from TE9 level, dated to 1.1-1.3 Ma. For the moment, there is no assignment to this specimen to a hominin species.

TE9d has yielded several remains of bovid, cervid, bear and many bird species, together with clear evidences of human activity at 1.3 Ma, including a flint flake. In TE16 they also found a flake estimated at 0.8 Ma.

TE7 is the oldest level in Atapuerca. In 2017 most of its surface has been cleaned producing more fauna remains. However, it may represent a period prior to the human arrival to Atapuerca. The excavation of TE7 will take place in the next 5 years.

Mandible ATE 9-1 Sima del Elefante Atapuerca

Mandible ATE 9-1 from Sima del Elefante, 2007. Photo credit: Roberto Sáez

0.8-1 Ma | Gran Dolina (Homo antecessor)

Since 1994 different samples from level TD6 (0.8 Ma) have recovered at least 15 individuals with all skeletal parts represented of Homo antecessor, potential common ancestor of neandertals and modern humans. Many bones show tool marks indicating cannibalism.

It is expected to fully reach TD6 in the next decade, where possibly hundreds of new H. antecessor fossils are waiting.

In the meantime, the 2017 campaign has progressed at the TD4 level dated to 0.9-1 Ma. They have found four new lithic tools, herbivore bones (some of them with cut marks) and carnivores like Ursus dolinensis (a species of bear defined from this site) and the European jaguar (extinct in Europe 0.5 MYA).

Gran Dolina Atapuerca

Gran Dolina. Photo credit: Roberto Sáez

Sigue leyendo

Terra Amata: capacidades cognitivas de los humanos en el Pleistoceno Medio europeo

Terra Amata me ha sorprendido muchísimo por dos motivos:

  • En primer lugar, me topé con ese lugar, literalmente. En un viaje casi improvisado a Niza, desde un autobús vi junto al puerto una señal que indicaba el “Musée de Terra Amata“. Jamás habría esperado que Terra Amata se localizara en plena zona central del núcleo urbano de Niza junto al puerto. Gracias a “san” Google Maps, y con el permiso conyugal correspondiente, por supuesto allá me fui a visitarlo.
  • En segundo lugar, además de la famosa posible estructura habitacional allí encontrada y la polémica sobre su datación (de la que escribo más abajo), lo que allí conocí fue un yacimiento con un importantísimo conjunto de otras muchas evidencias del comportamiento de los homininos europeos del Pleistoceno Medio.

Actualmente, el sitio de Terra Amata lo ocupa un museo que contiene una reproducción exacta del yacimiento, una rica exposición de los principales materiales recuperados, y los fondos completos del yacimiento disponibles para su estudio. Este museo se encuentra en el semisótano de un bloque de viviendas junto al puerto… Veamos el porqué.

Terra Amata

Terra Amata 2017 vs. 1966. Foto: Roberto Sáez

¿Qué es Terra Amata?

A mediados del siglo XIX, durante la construcción de túneles en la ruta a Villefranche-sur-Mer, ya se habían documentado restos de rinoceronte y elefante en la propiedad llamada Terra Amata (“tierra amada”). En 1947 volvieron a ejecutarse obras en ese lugar, y en 1958 de nuevo aparecieron fósiles y un bifaz que despertaron el interés del geólogo Jacques Bourcart. En 1961 Henry de Lumley continuó los estudios y en 1963 también Jean-Claude Miskowsky, aunque fue entre 1965-66 cuando Lumley realizó el trabajo de excavación, que tuvo que llevar a cabo por completo durante solo 6 meses… en los que removió 210 m3 en un área de 120 m2.

La estratigrafía del sitio definida por Lumley establece dos momentos principales con presencia humana:

  • El más antiguo corresponde a un asentamiento en la playa junto al mar (hoy está 26 m sobre el nivel del mar). La microfauna y la vegetación indican un periodo cálido, hace unos 400 Ka.
  • El más moderno corresponde a un asentamiento en una duna en la costa, en un periodo de enfriamiento hace unos 380 Ka.

Sigue leyendo

Aroeira 3: the westernmost Middle Pleistocene cranium of Europe

Why is it important?

  • Firmly dated to 390–436 ka, this new hominin fossil found in Portugal is the westernmost Middle Pleistocene cranium of Europe.
  • It is one of the earliest fossils associated with Acheulean tools in Western Europe.
  • Together with the tools, there is also a direct association with a large amount of faunal remains: mainly cervids and equids, also some rhinos and bears, a large bovid, a caprid and a tortoise.
  • The presence of burnt bones suggests a controlled use of fire.
Aroeira 3 cranium

Aroeira 3 cranium. Credit: Daura et al, New Middle Pleistocene hominin cranium from Gruta da Aroeira (Portugal)

Sigue leyendo

A moment of silence for the death of Homo heidelbergensis

“Every time I see the name ‘Homo heidelbergensis’ I feel a little queasy”, John Hawks

Homo heidelbergensis was defined in 1908 as a new species for a mandible that was found one year before, by the Neckar river in Mauer, near Heidelberg in Germany. This mandible, dated to 600 Ka, was the oldest hominin fossil in Europe for the following 90 years.

In the meantime, the name Homo heidelbergensis remained with no further assignment to any other fossil for seven decades, until it was resurrected to try to classify a group of 20+ specimens of the Middle Pleistocene from dispersed sites in Europe (Arago in France, Petralona in Greece…), Africa (Kabwe in Zambia, Bodo in Ethiopia…) and Asia (Yunxian and Dali in China…). They all had in common some derived features from Homo erectus, basically a larger brain which reflects in complex tools (e.g. the wooden spear fron Schöningen, Germany).

“In reality this species should have stayed dead instead of being resurrected in the 1980s”, Juan Luis Arsuaga

They were ‘archaic Homo sapiens’, fossils dated to between 600 Ka and 200 Ka just before the Homo sapiens appeared in Africa. It was made necessary to assign them to a species which demonstrated an evolutionary path between erectus and modern humans, being also ancestor of neandertals. Homo heidelbergensis was the choosen name, although there was not any complete description of this species.

Sigue leyendo

Cueva Victoria: el sudeste de la Península Ibérica durante el MIS 22

Cueva Victoria está situada en el cerro de San Ginés, en Cartagena (sudeste de España). Las excavaciones paleontológicas comenzaron en los años 1970, produciendo hasta ahora más de 90 especies de vertebrados, incluyendo un fósil de hominino publicado en 1984 (José Gibert y Juan Pons Moya): una segunda falange del quinto dedo de la mano. Esta gran variedad de fauna le otorga una gran importancia para reconstruir la ecología en la zona durante el Pleistoceno Inferior hace 850-900 Ka.

Cueva Victoria falange humana

Falange humana de Cueva Victoria. Foto: Roberto Sáez

Sigue leyendo

La difícil vida de los habitantes de Atapuerca en el Pleistoceno Medio

La Sima de los Huesos es como un túnel del tiempo que nos permite retroceder 430.000 años, y entender algunos de los eventos que sufrieron los homininos que habitaban aquella zona.

29 individuos de una misma población quedaron enterrados en los sedimentos de la Sima, lo cual es un hecho formidable en el registro fósil. Ya sabemos que su estado de conservación excepcional nos ha proporcionado el ADN humano más antiguo analizado [enlace] por el momento. Pero también conocemos mucha información sobre la difícil vida que tuvieron, marcas de sus enfermedades e incluso causas de su muerte:  Sigue leyendo

¿Cruzamos o no cruzamos Gibraltar hace 1 millón de años?

Cueva Victoria (Murcia), en el sureste de España, es un importante yacimiento paleontológico del Pleistoceno Inferior e inicios del Pleistoceno Medio, con hallazgos de más de 90 especies de vertebrados. Hace 1 Ma. esta localización tenía un clima muy parecido a la costa norteafricana, que se halla 200 km al sur. El estudio de la cronología de Cueva Victoria [1] indica la presencia de fósiles del babuino gigante africano Theropithecus oswaldi leakeyi en niveles de 0,9 Ma. (MIS 22). Son los únicos restos de Theropithecus en Europa.

Por otra parte, en 2009 se documentó en Cueva Negra del Río Quípar (100 km al noroeste de Cueva Victoria) la evidencia más antigua de líticos achelenses en Europa, con una datación también correspondiente al MIS 22 [2, 3]. Esta industria es semejante a la encontrada en el norte de África y, a su vez, es ausente en el este de Europa.

Estos dos estudios sugieren la teoría de una dispersión de homininos (y de Theropithecus) a través del Estrecho de Gibraltar hace al menos 0,9 Ma., cuando el nivel del mar estaba 100-120 m por debajo del actual, y el estrecho tendría una anchura de unos 5-7 km (frente a los 14 km actuales). En estas circunstancias, en algunas zonas del estrecho existirían numerosos islotes que podrían haber ayudado a cruzar desde África a la Península Ibérica a través de brazos de mar, bien a nado o bien con la ayuda de algún tipo de navegación primaria.

 

Dudas

  • Desconocemos aspectos de la paleogeografía del estrecho de Gibraltar en el Pleistoceno inferior: ¿se pudieron producir cambios importantes como un brazo más continuado de tierras emergidas?

Estrecho de Gibraltar. Foto: EcuRed

Sigue leyendo