Arte neandertal, Parántropos y Homo climaticus, en Ágora Historia

En este podcast de Ágora Historia donde tuve el placer de participar, se abordan tres temas: los estudios publicados este año sobre el arte parietal de posible autoría neandertal; nuestro conocimiento sobre un género asombroso, Paranthropus; y un recorrido por las variables climáticas clave en la evolución humana.

Descargar Ágora Historia 8 julio 2018

João Zilhão: arte y capacidades cognitivas de los neandertales (7:00 al 33:27)

  • Se comenta el estudio llevado a cabo durante 10 años en 25 cuevas de 4 países (Portugal, España, Francia, Italia), con el objetivo de obtener una cronología más precisa de los momentos de cambio en el arte parietal del Paleolítico.
  • De entre más de 250 paneles analizados y casi 1000 muestras de costra de calcita que recubren las pinturas, se publicaron las que dieron como resultado un origen más antiguo (65 ka) mediante datación por series de uranio: La Pasiega, Maltravieso y Ardales, las tres en España.
  • Además, se publicó la datación de 115-120 ka mediante la misma técnica, para una costra estalagmítica de la cueva de los Aviones (sur de España). De allí proceden conchas perforadas y restos de pigmentos manipulados por los neandertales.

Roberto Sáez: los parántropos (36:30 al 63:21)

  • Se explica la peculiar morfología que caracteriza al género Paranthropus, especializada en la masticación, su origen, los lugares donde se han encontrado, sus nichos ecológicos y las especies de que se compone este género.
  • En qué se diferencian los parántropos de los australopitecos. ¿Unificar o diversificar especies?
  • Se debate sobre su evolución y las posibles causas de su desaparición.

José Enrique Campillo: “Homo climaticus” (65:18 al 82:51)

  • Se resume la visión del autor sobre el origen de la vida, con particular foco en los momentos climáticos que pudieron desencadenar cambios importantes en las especies de cada periodo geológico.
  • Se debaten las causas de la aparición de lo humano: la bipedación, la reducción de la dentición y el “genotipo ahorrador”.
  • ¿Cómo hemos podido parir y criar un cerebro tan grande?

Parántropos en Ágora Historia

Os dejo el podcast descargable de mi participación en el programa Ágora Historia del 27 de enero de 2018, hablando sobre los Parántropos (a partir del minuto 5:10):

Ir a descargar

Índice de cuestiones:

  • 5:10 Presidiendo el estudio… Nutcracker Man, el Hombre Cascanueces.
  • 6:53 ¿Qué son los parántropos?
  • 8:22 ¿No les da un toque agresivo su morfología?
  • 9:18 ¿Qué les diferencia de los australopitecos?
  • 11:00 Sobre la falta de formación en prehistoria y la típica pregunta… “¿Descendemos del mono?”
  • 12:50 ¿Dónde y cuándo viven los parántropos?
  • 15:50 ¿Cómo eran y por qué la peculiaridad de su morfología?
  • 18:24 ¿Cómo fue su evolución?
  • 21:03 ¿Unificar o diversificar especies?
  • 22:52 ¿Hemos podido reconstruir el modo de vida de los parántropos?
  • 26:55 ¿Parántropos o australopitecinos robustos?
  • 27:45 ¿Cómo se extinguieron?
  • 29:48 ¿Qué hay en NutcrackerMan.com?
Parántropos en Ágora Historia

Parántropos en Ágora Historia, programa 224, con David Benito

Capacidades auditivas de parántropos, australopitecos y preneandertales

< English version below>

Dejad que comience por los parántropos, por los que tengo cierta debilidad, nuestros extraños parientes lejanos que vivieron hasta hace solo 1 millón de años. Su registro fósil todavía es bastante limitado (unos 700 especímenes entre el Este y el Sur de África). Pero conocemos bastante de su asombrosa morfología craneal hiperespecializada en la masticación, conocemos algo menos de su morfología postcraneal, y bastante poco de su modo de vida, aunque hay unos cuantos estudios muy interesantes.

Uno de mis favoritos se publicó en 2015 y analiza la capacidad auditiva de los parántropos y los australopitecos del Sur de África, gracias a la reconstrucción virtual mediante tomografía computarizada y mediciones directas de las estructuras del oído medio y del oído externo de especímenes de Paranthropus robustus (SK 46 de Swartkrans), dos Australopithecus africanus (STW 98 y STS 25 de Sterkfontein), en comparación con 10 humanos modernos y 11 chimpancés (Pan troglodytes).  Veamos algunas conclusiones:

  • Los humanos modernos tenemos una amplia banda de sensibilidad auditiva entre 1 y 4,5 kHz. Por ejemplo, 4 kHz es el umbral del rango de frecuencias reservado para la voz en las telecomunicaciones (por encima de 4 kHz es para datos). Aquellos homininos no eran capaces de oír como nosotros, es decir, en las frecuencias que utilizamos. Los parántropos y los australopitecos tenían una banda de sensibilidad entre 0,8 y 3,3 kHz, mayor entre 1,5 y 3 kHz.
  • Parántropos y australopitecos tenían una audición similar a la de los chimpancés, que presentan un audiograma con mayor sensibilidad entre 0,6 y 3 KHz y un pico máximo en 1 kHz. A partir de 3,5 kHz ni unos ni otros oían bien, mientras que los humanos modernos seguimos oyendo bien hasta los 4,5 kHz.
  • En particular, aquellos homininos eran incapaces de percibir ciertos sonidos fundamentales en el habla humana, como los que podemos escuchar cuando pronunciamos las consonantes. La capacidad de captar más variedad y riqueza de sonidos es especialmente notable con las consonantes, son las que aportan más información en la comunicación humana. Por tanto, tratando de vincular el estudio de la audición de esos homininos con la interrelación entre audición y habla, podemos inferir que aquellos homininos no eran capaces de hablar, sus sonidos no podían ser tan complejos ni articulados como el habla humana.
  • Sin embargo, los parántropos y los australopitecos presentan una sensibilidad algo más adaptada a frecuencias intermedias, mientras que en los chimpancés la sensibilidad disminuye antes. Poseían un oído que se estaba preparando para escuchar los sonidos propios de los espacios abiertos, donde se estima que procedían la mitad de los recursos que consumían. En un entorno arbolado hay mucho ruido ambiental (en frecuencias intermedias) que generan insectos, anfibios, reptiles, otros animales…. Pero en la sabana, en el espacio abierto, ese ruido ambiental es menor, por lo que se trata de un entorno más apropiado para la comunicación en las frecuencias que hoy explotamos más los humanos para la comunicación. Aquellos homininos se iban adaptando al campo abierto ensanchando su sensibilidad auditiva en ese rango.
Paranthropus group

Paranthropus group, screenshot from the BBC’s documentary ‘Walking with cavemen’

Sigue leyendo

Zinj and the mastication

This is a nice and rare illustration by Bonnie Miljou of Zinjanthropus boisei (‘Zinj’), the species defined by Louis Leakey for the iconic fossil OH 5 – later assigned to Paranthropus boisei. Due to the hyper-robust morphology of its dentition, OH 5 was nicknamed ‘Nutcracker Man’, which gives the name to this blog.

The morphology of this cranium is clearly associated with the masticatory function. In particular, the illustration highlights 5 features:

Zinjanthropus boisei

Zinjanthropus boisei. Illustration by Bonnie Miljou

Sigue leyendo

3 hominins found on October 21st

The following three iconic hominins were found on October 21st!

The Mauer mandible – Oct 21st, 1907

It was found in the sediments by the Neckar river near Mauer, Germany, and dated to 500-600 Ka. The fossil was so different from other Homo specimens that a new species was defined for it: Homo heidelbergensis. This mandible remained the oldest hominin known in Europe for almost a century, until the 1990s.

It combines primitive features (large size, robust wide mandibular body, thick enamel, broad ramus) and modern features (molars are smaller than Homo erectus but some similar to modern humans). It is relatively short, the symphysis slopes down and back from the teeth and lacks a projecting chin.

Mauer mandible

Mauer mandible. Image credit: Schoetensack O. Der Unterkeifer des Homo heidelbergensis aus den Sanden von Mauer bei Heidelberg (1908)

Sigue leyendo

El primer parántropo

Los antecedentes

En 1925 Raymond Dart publicó el Niño de Taung y planteó para él la nueva especie Australopithecus africanus. Dart consideraba al Niño de Taung como un homínido bípedo de una especie perteneciente al linaje humano. No tuvo mucha aceptación, y durante años discutió con muchos científicos que, sin embargo, veían al Niño de Taung como el fósil de un chimpancé que habría desarrollado sus características simiescas con el paso de los años.

Robert Broom, el paleontólogo sudafricano más famoso por entonces, fue el principal apoyo de Dart en la defensa del niño homínido. Hasta ese momento, Broom se había centrado en los reptiles y había definido más de 70 nuevos géneros y 200 nuevas especies, pero entonces puso su empeño en buscar una versión adulta del Niño de Taung. Esto lo consiguió en 1936, al hallar en la cueva de Sterkfontein un fragmento craneal , algunos dientes y un fragmento de maxilar. A estos restos, codificados como TM 1511 (Transvaal Museum 1511), los denominó Australopithecus transvaalensis (en 1938 reclasificados Plesianthropus transvaalensis, “cercano al hombre del Transvaal”). La epífisis distal completa de un fémur, TM 1513, le hizo concluir que esta especie era bípeda. Años más tarde se reclasificaron a Australopithecus africanus, la especie del Niño de Taung.

Y aparecen unos fósiles muy diferentes

En 1938, George Barlow, director de la mina de Sterkfontein, entregó a Broom unos restos fósiles (TM 1517) procedentes de la cueva de Kromdraii muy interesantes:  Sigue leyendo

Two very different specimens that coexisted: P. boisei ER 406 and H. ergaster ER 3733

Two very different specimens were found in sediments of the same age (1.7 million years) in Koobi Fora, Turkana Basin in nothern Kenya:

  • A complete but toothless cranium of Paranthropus boisei, KNM ER 406, discovered by Richard Leakey in 1968.
  • A complete cranium of Homo ergaster, KNM ER 3733, discovered by Bernard Ngeneo – in Richard Leakey’s team – in 1975.

ER 406 P. boisei and ER 3733 H. ergaster. Photo credit: Roberto Sáez

These finds were important because they were breaking the ‘simple species hypothesis’ in human evolution. According to this principle, only one species can inhabit a specific ecological niche. Those two specimens virtually coexisted, but they were really different in terms of morphology, cranial capacity and type of resources consumed:

  • The massive masticatory features and teeth associated to Paranthropus boisei are designed for a repeated activity chewing and crushing hard vegetables.
  • The Acheulean tools associated to Homo ergaster suggest a hunting or scavenving activity to get richer meat resources.

Sigue leyendo

El cráneo negro

El cráneo negro es uno de los ejemplos más impresionantes de la diversidad en nuestro árbol evolutivo. Aunque no es un ancestro directo de Homo, sí es un tesoro de información sobre los cambios morfológicos y ecológicos que caracterizaron a la evolución de los homínidos hace 2,5 millones de años.

Su alias “cráneo negro” se debe al proceso de fosilización en sedimento con abundante mineral de manganeso, que le dotó de un color negro-azulado.

Un poco de historia

Fue descubierto por Alan C. Walker el 29 de agosto de 1985 al oeste del Lago Turkana, Kenia. Se codificó KNM WT 17000 y se clasificó como Australopithecus aethiopicus.

Si es de Kenia, ¿por qué “aethiopicus”? (de Etiopía)  Sigue leyendo